jueves, 28 de julio de 2016

ONG, las nuevas caras de la invasión de América Latina

USAID, NED, NDI, IRI… Diferentes nombres, pero un mismo fin. Para Estados Unidos esas organizaciones “no gubernamentales” cumplen la labor casi mesiánica de expandir su democracia por el resto del mundo. Para América Latina supone abrir la puerta a la desestabilización financiada del orden político y de su autonomía.
Modus operandi
Desde 1999 Estados Unidos perdió su posición privilegiada respecto a América Latina. La Revolución Bolivariana inició en Venezuela, pero expandió por la región el valor de la soberanía que parecía perdido, y junto a ella surgieron bloques de integración que excluían a Occidente, como ALBA, CELAC y Unasur.
El bloqueo económico contra Cuba, la depuración de “comunistas” mediante el Plan Cóndor y otras agresiones históricas contra América Latina evolucionaron en su forma. Ahora con un manto de altruismo, las organizaciones estadounidenses hacen que su intervención en los asuntos propios de cada Estado pase inadvertida.
El cambio climático, desastres naturales, defensa de los derechos humanos, impulso a la educación y fortalecimiento de la democracia son los temas más usados por las ONG de Estados Unidos, el país que tiene más de 800 bases militares desplegadas por los cinco continentes, para justificar golpes de Estado y la promoción del modelo neoliberal del libre mercado.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció unainvasión de ONG en América Latina. Entre 2002 y 2012 las ONG ampliaron su presencia en el continente; solo en Venezuela la USAID y la NED invirtieron más de 100 millones de dólares durante ese período con el objetivo de auspiciar a grupos de oposición y crear 300 nuevas organizaciones.
En 2012, unas 26 ONG extranjeras en Ecuador debieron cesar las actividades tras comprobarse la falta de transparencia en sus procesos. La falta de transparencia radica principalmente en que las ONG se autoproclaman como representantes de la llamada “sociedad civil”, pero actúan como partidos políticos sin responsabilidad política. Se autodenominan “no gubernamentales”, pero están al servicio de gobiernos extranjeros.
Uno de los casos más representativos en la región es el de Súmate en Venezuela, donde la ONG actuó directamente en el golpe de Estado de 2002. Súmate, apoyada por la NED, es un instrumento político-electoral fundado por la exdiputada opositora María Corina Machado, quien en 2002 firmó el decreto del golpista Pedro Carmona Estanga para disolver las instituciones del Estado.

Entrevista para la web de teleSUR: Silvina María Romero, investigadora del CELAG y del Consejo Nacional de Investigaciones científicas y técnicas

P: ¿Cuál es el objetivo que unifica a organizaciones como USAID, NED, IRI y NDI?
R: Los organismos no gubernamentales comienzan a visibilizarse a partir de 1980 y con más ahínco en 1990, la década perdida de América Latina. Quedó un vacío en lo que atendía el Estado, que fue reemplazado por la lógica del mercado. Ese espacio fue ocupado por las ONG.
Las ONG plantean que son del "tercer sector". Se supone que no tienen ningún vínculo con lo público, son autónomas. Si vemos cómo operan, notamos que no existe tal autonomía o autarquía, por el financiamiento de donde provienen los fondos que las auspician. Es importante decir que no son todas, pero muchas y las más importantes reciben financiamiento de fundaciones.
Un buen ejemplo es la Fundación Ford, que no financia directamente a una ONG. Los fondos llegan a través de otras fundaciones y luego a estas ONG.
Las ONG se dedican a tareas de “asistencia para el desarrollo”; cubrir necesidades de educación, de disminución de la pobreza... Al ser financiadas por entes de otros Estados, en este caso Estados Unidos, queda la duda de qué tipo de autonomía estamos hablando, ¿o están respondiendo a intereses vinculados a quienes lo financian?.
Las ONG operan desde un lugar donde se hace trabajo de ayuda sin ningún vínculo con partidos políticos o derecha e izquierda, desde un lugar de "solidaridad y buena voluntad"... Así reclutan a mucha gente y atienden a muchos sectores.
Pueden llegar a reemplazar la labor del Estado en cuanto al acceso de vida digna. Ejemplo: Guatemala, uno de los países más pobres del continente y con la mortalidad infantil más alta, después de Haití. Allí operan ONG que tienen como objetivo aparente cubrir esta necesidad.
¿Por qué los niños guatemaltecos deben depender de la voluntad de una ONG o de la gente que los financia? ¿O debe ser el Estado que se ocupe de garantizar la vida digna de los ciudadanos?
Hay que rastrear con mucho cuidado en qué territorios están y con quiénes trabajan. Caso Bolivia, Venezuela, entre otros... Tienden a operar para promover la desestabilización, para quebrar el estado progresista donde el Estado (o Gobierno) provee a las mayorías.
No se discute la buena voluntad, sino el sistema de fondo y la reproducción de un sistema desigual. Se tiende a no discutir las bases que generan la desigualdad del sistema y por qué no se distribuye la riqueza, que es lo que estados progresistas han intentado hacer.

P: ¿Estados Unidos encontró en las ONG un método de invasión menos violenta que, por ejemplo, el Plan Cóndor?
R: La estrategia del departamento de Estado de EE.UU. era defensa, desarrollo y diplomacia... Una estrategia armada para operar con el poder blando, de manera que no necesitan intervenir militarmente, sino lograr que los países se conviertan en aliados... Obama con ese discurso ganó popularidad internacional.
No era enfrentarse a América Latina, sino que la región se apegara al modelo estadounidense y a la asistencia para el desarrollo, que incluía educación, agricultura, entre otras áreas. En ese momento empieza a operar la Usaid, que tenía también como objetivo entrenar a policías en la contrainsurgencia.
El poder blando siempre está amparado por un poder duro y por la posibilidad de intervenir, que se puede aplicar permanentemente.

P: ¿Por qué América Latina?
R: Por cuestiones geopolíticas de acceso a los recursos. Existen documentos en que las Fuerzas Armadas estadounidenses muestran la necesidad de consolidar el rol de EE.UU. como garante de la seguridad y su acceso a materias primas y recursos naturales, en virtud de lo que ya se veía venir, como la "guerra contra el comunismo".
Todos los estados que obstaculizaran el acceso a esos recursos serían atacados como Guatemala en 1954. Independientemente de la ideología, la prioridad para Estados Unidos es el acceso al petróleo y los mercados, impulsado en parte por la penetración de transnacionales en América Latina.
Usaid
Documentos filtrados por WikiLeaks revelan que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid por su sigla en inglés) entregó entre 2004 y 2006 unos 15 millones de dólares a 300 "organizaciones civiles" en Venezuela, en el marco de los derechos humanos y educación.
El informe filtrado fue emitido por el consejero político de la embajada de EE.UU. en Caracas, Robert Downes, y describe los puntos estratégicos delimitados en ese período contra el Gobierno de Venezuela.
Los puntos estratégicos fueron fortalecer las instituciones democráticas; penetrar la base política del presidente Hugo Chávez; dividir al chavismo; proteger los negocios vitales de EE.UU., y aislar internacionalmente al mandatario.
Los cables también revelan que la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI) de la Usaid, fundada en 1961, impulsó 34 nuevas ONG y creó programas para generar descontento en cuanto a la gestión gubernamental, como servicios básicos, entre otros.
El golpe del 11 de abril de 2002 dejó 19 venezolanos muertos. (Foto: AVN)
Telegramas transmitidos por el exembajador de EE.UU. en Venezuela, William Brownfield, filtrados por WikiLeaks en 2013, muestran su respaldo a grupos de oposición en Venezuela y el financiamiento que reciben ONG en el país suramericano por parte del Gobierno estadounidense.
Las vías del financiamiento, según los documentos filtrados, serían el organismo oficial para el desarrollo Usaid y la OTI. Este operativo incluyó a “más de 300 organizaciones de la sociedad civil venezolana”, desde defensores de los discapacitados hasta programas educativos.
El primer ataque contundente contra la Revolución Bolivariana, que evidenció la injerencia contemporánea de Estados Unidos en la región, fue el golpe de Estado en Venezuela en 2002 contra el presidente Chávez, que dejó 19 muertos y conllevó a un paro petrolero que desestabilizó política, social y económicamente al país.
Venezuela presentó una denuncia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) con documentos que muestran la intervención de Estados Unidos en el golpe de 2002. Entre otras pruebas, el Gobierno nacional señaló que funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. hicieron un intenso lobby político para justificar el golpe en Caracas.
Mediante la denuncia, Venezuela destacó la reunión entre el embajador estadounidense Charles Chapiro y el golpista Pedro Carmona Estanga, en días cercanos a la deposición del presidente Chávez.
La Usaid salió de Ecuador en 2014, después que el presidente Rafael Correa les diera el ultimátum: "Vamos a evaluar el rol de la Usaid, a poner líneas de acción muy claras, y si no las quieren cumplir, que les vaya bonito, vayan a ayudar no más a otros países".
Correa acusó a la Usaid de destinar 4,3 millones de dólares a un Proyecto de Fortalecimiento Democrático, mientras que buscaba desestabilizar a gobiernos electos democráticamente.
El presupuesto de la Usaid en Ecuador superaba para 2010 los 38 millones de dólares, invertidos principalmente en la “descentralización”. Ese escenario se suscitó paralelo a la entrada de Ecuador al ALBA y su alianza socioeconómica con Venezuela y Bolivia.
Durante el golpe del 30 de septiembre de 2010, el grupo Pachakutik, financiado por la Usaid y NED, fijaron posición en respaldo a los golpistas y responsabilizaron al presidente Correa –quien fue secuestrado– de las víctimas del golpe, 11 muertos y 274 heridos.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se dirigió a sus partidarios desde el balcón del Palacio de Gobierno el 30 de septiembre de 2010 tras ser secuestrado. (Foto: EFE)
Casi todos los grupos involucrados en ese intento de golpe tenían vínculos con agencias estadounidenses. Desde el expresidente Lucio Gutiérrez, quien había pedido ayuda de Washington para “salir” del mandatario, hasta los sectores policiales que recibían entrenamiento en intercambios con Occidente.
"¡Se va Usaid de Bolivia!", sentenció el presidente Evo Morales en 2013 tras acusar al organismo de conspirar contra su Gobierno. La embajada de Estados Unidos en Bolivia indicó que en 50 años la Usaid gastó 2 mil millones de dólares "en cooperación" de salud, educación, agricultura, seguridad alimentaria, desarrollo alternativo, desarrollo económico y medio ambiente.
Tras la expulsión de la Usaid, Estados Unidos decidió a inicios de 2014 retirar la cooperación económica para proyectos sociales que sostenía en Bolivia.
Medios en conjunto publicaron en 2014 una investigación en la que se revela que entre 2005 y 2006, la Usaid reorientó más de 75 por ciento de sus inversiones a grupos separatistas, que tenían por objetivo socavar el Gobierno de Evo Morales, el primer presidente indígena de Bolivia.
Solo en 2007, el presupuesto de la Usaid en ese país andino llegó a casi 120 millones de dólares y con ello se financiaron acciones de grupos opositores, según denunció el Gobierno.
Instituto Republicano Internacional (IRI)
El IRI se autodefine como la herramienta para hacer posible la defensa civil y capacitar a futuros líderes democráticos para abordar los temas más controversiales de su país. Es una organización estadounidense no gubernamental de ideología conservadora y asociada al Partido Republicano.
Algunos de los principales logros que ostenta el IRI en su sitio web son: Ucrania, donde un golpe de Estado en 2014 dejó cientos de muertos y una crisis político-social por los dos años siguientes; Túnez, país donde inició la denominada “Primavera Árabe” orquestada desde Occidente, después del derrocamiento del presidente en 2011 le abrió la puerta al terrorismo.
El Instituto Republicano Internacional (IRI) nació en 1983 de la mano del presidente Ronald Reagan, quien ante el parlamento europeo reclamaba en 1982 la necesaria creación de un “think tank” que desarrollara una “cruzada por la libertad”. (Foto: EFE)
El IRI forma parte del proyecto Cuba de Occidente. Documentos filtrados revelaron que IRI envió agentes encubiertos a la isla con dinero, cámaras digitales, dvd, laptops, teléfonos celulares, discos externos y otras herramientas para alimentar la contrarrevolución.
El Gobierno boliviano acusó en 2015 a tres institutos estadounidenses, vinculados con los partidos Republicano y Demócrata, de actuar en Bolivia a través de terceros con "empresas fachada" que supuestamente fomentan "formas de subversión".
El exministro boliviano de Gobierno (Interior), Hugo Moldiz, acusó a Estados Unidos de mantener "una política de permanente injerencia en los asuntos latinoamericanos" y de actuar en Bolivia "con el desarrollo abierto de formas de subversión".
Ese año, el presidente boliviano, Evo Morales, acusó de conspiración al embajador estadounidense, Philip Goldberg. Washington respondió con la expulsión del embajador boliviano, Gustavo Guzmán.
Morales también expulsó en 2008 a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés), también acusada de conspiración.
Instituto Nacional Demócrata (NDI)
El Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales (NDI por su sigla en inglés) tiene oficinas en cerca de 50 países para “promover y fortalecer la democracia”, según su autodefinición.
El Gobierno boliviano denunció que Estados Unidos orquestó una campaña contra la reelección del presidente Evo Morales, mediante el apoyo a la opción del No -que resultó ganadora- en el referendo del pasado 21 de febrero, que consultaba la postulación del mandatario para un nuevo período.
Morales señaló que el director del NDI en Bolivia, Víctor Hugo Rojas, viajó en varias ocasiones desde Lima a La Paz para reunirse con la dirigencia opositora que promovía el No, la opción ganadora.
Sobre el caso Venezuela, la abogada y articulista Eva Golinger señaló para RT que el financiamiento de Estados Unidos al antichavismo -cita la cifra de 100 millones de dólares entre 2002 y 2011- ha servido para hacer actos proselitistas de la oposición en Venezuela y afianzar las campañas mediáticas contra la Revolución Bolivariana. Identificó al NDI como uno de los núcleos de financiamiento.

NED


La Fundación Nacional para la Democracia (NED por su sigla en inglés) se fortaleció como canal de financiamiento en Ecuador y durante 2013 aportó un millón 032 mil 225 dólares a diferentes grupos y proyectos en función a debilitar la gestión del presidente Correa. De esos fondos, 65 mil dólares fueron dados a grupos de derecha para contrarrestar la propaganda del partido gobernante Alianza País, de cara a las elecciones seccionales en febrero de 2014.
Más de 200 mil dólares fueron inyectados desde la NED a la influencia directa sobre leyes y debates en la Asamblea Nacional de Ecuador. Otros 157 mil 896 dólares se entregaron a una ONG para “alentar el liderazgo juvenil, los valores democráticos y el espíritu empresarial".
Entre las acciones de la NED se encuentra el uso de jóvenes para intentar debilitar el ánimo de las fuerzas de seguridad y lograr la sumisión de las naciones ante el imperialismo.
La NED ha apoyado a partidos políticos de la oposición venezolana, entre ellos, Primero Justicia, Acción Democrática, Copei, Movimiento al Socialismo (MAS) y Proyecto Venezuela.
El plan de financiamiento otorgado por la NED a estos grupos en 2002 -año en que se llevó a cabo el golpe de estado en Venezuela- superó los 2 millones 103 mil 200 dólares. La oficina de Asuntos globales del Departamento de Estado destinó un millón de dólares el mismo año del golpe para expandir y fortalecer los programas de la NED.

Modus operandi
Usaid
Instituto Republicano Internacional (IRI)
Instituto Nacional Demócrata (NDI)
NED

Fotos:
El expresidente de Honduras Manuel Zelaya señaló a Estados Unidos como responsable del golpe de Estado en su contra. | Foto Tiempo

La Usaid fue creada en 1961. | Foto Reuters
Los presidentes de Bolivia, Ecuador y Venezuela han denunciado un nuevo Plan Cóndor contra el progresismo en América Latina. | Foto Compilation Reuters
La CIA fue creada en 1947 por el presidente Harry S. Truman.
Un video difundido por teleSUR revela los nexos de la CIA en Ecuador. | Foto YouTube teleSUR
video



Correa afirma tener prueba sobre las injerencias de la CIA en Ecuador@teleSURtv
En un conversatorio con medios de comunicación sostenido el día de ayer, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que su gobierno tiene toda la documentación e informes de las injerencias de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos en ese país con fines desestabilizadores. teleSUR


Fuente:   Telesurtv.net

miércoles, 27 de julio de 2016

Tony Blair se enfrenta a cargos por crímenes de guerra

El comité de la investigación, dirigida por Sir John Chilcot, llega a la conclusión de que "el Reino Unido decidió unirse a la invasión de Irak antes de que se hubiesen agotado las opciones pacíficas para el desarme. La acción militar en ese momento no era el último recurso".
Tony Blair
La comisión Chilcot que investiga la implicación británica en la invasión de Irak en marzo de 2003, fue creada por el ex primer ministro laborista, Gordon Brown. Es sólo ahora, tras dos mandatos, que la verdad comienza a salir a la luz.

Siete años y 2,6 millones de palabras después, el informe de la comisión se publicó por fin el miércoles, provocando una tormenta mediática. Sus resultados son significativos, y mucho más mordaces con el entonces primer ministro Tony Blair de lo que muchos esperaban.

El comité de la investigación, dirigida por Sir John Chilcot, llega a la conclusión de que “el Reino Unido decidió unirse a la invasión de Irak antes de que se hubiesen agotado las opciones pacíficas para el desarme. La acción militar en ese momento no era el último recurso”.

“Ya en 2003”, dijo Chilcot en su declaración pública el miércoles, “Sadam Hussein no era una amenaza inminente.”

David Cameron, anunció hoy que el informe será debatido durante dos días en la Cámara de los Comunes la semana próxima. El informe consiste en 12 grandes volúmenes, además de varias resmas de documentación suplementaria. El sumario solo es de 150 páginas. De seguro aún queda mucha información por sacar a la luz en los próximos meses, quizás años.

Pero el esquema general es ya evidente. En efecto, ya estaba claro para la mayoría de nosotros hace años, lo resume una de las consignas que se utilizaron en las protestas del No a la guerra: Blair mintió, la gente murió.

Blair, que llevó a cabo una rueda de prensa en tono defensivo el día de hoy, todavía está tratando de hacer creer que tomó la decisión de ir a la guerra de la mejor fe y que siempre trató de evitarlo, qué hubo de tomar la decisión como último recurso.

“A principios de diciembre [2001], la política de Estados Unidos había comenzado a cambiar y el Sr. Blair había sugerido que los EE.UU. y el Reino Unido debían trabajar en lo que describió como una ´estrategia inteligente ‘ para el cambio de régimen en Irak, que se construiría poco a poco”, explica Chilcot .

En un documento de claro apoyo, el 28 de julio de 2002, Blair escribió al entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush que “Estaré con vosotros, pases lo que pase.” A pesar de la pantomima de la ONU y los debates parlamentarios que vendrían, el primer ministro tenía en realidad tomada la decisión unilateral de ir a la guerra.

Y no olvidemos la realidad de lo que fue esta guerra. Como líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn dijo hoy en la Cámara de los Comunes, fue un “acto de agresión militar lanzada bajo falso pretexto.”

Esto condujo a la “ocupación colonial” de Irak, añadió Corbyn, e incrementó la amenaza del terrorismo en toda la región, lo que lleva a la pesadilla interminable que todavía hoy vemos en Irak.

Se escribió mucho el miércoles en la prensa británica acerca del personal militar que perdió la vida en el curso de la invasión y la ocupación, con las muertes iraquíes relegadas a preocupaciones secundarias, en el mejor de los casos. Pero la realidad es que incluso según las estimaciones más conservadoras, medio millón de iraquíes (en su mayoría civiles) perdieron la vida. No hay que olvidar que la invasión condujo a una serie de guerras civiles, al aumento de partidarios de al-Qaeda en Irak, y en última instancia al nacimiento del llamado Estado Islámico. Así que los horrores y sus consecuencias continúan.

Aunque para los que marchamos contra la guerra en 2002 y 2003 no hay regocijo alguno de haber reivindicado estos hechos.

Chilcot condena a Blair también en sus justificaciones para ir a la guerra, las denominadas armas de destrucción masiva: “los juicios sobre la gravedad de la amenaza que planteaban las armas de destrucción masiva de Irak –que fueron presentadas [por Blair en la Cámara de los Comunes] no eran, en modo alguno, justificados.”

Chilcot descarta también, las justificaciones a toro pasado en la línea de “si hubiéramos sabido entonces lo que sabemos ahora….” Está claro que a partir de la evidencia que presenta que “la política sobre Irak se hizo sobre la base de una inteligencia defectuosa y evaluaciones erróneas. Ellos no fueron desafiados, y que debería haber sido “La realidad es que la información defectuosa sobre Irak fue obtenida a partir de espías, principalmente porque había una enorme presión política para producirla -. Y que en última instancia, la presión vino por parte de Blair.

A la idea de que el ascenso de al-Qaeda y Estado islámico no se podía prever también se le da poca importancia: “no estamos de acuerdo en que se requiere una visión retrospectiva. Los riesgos de conflicto interno en Irak, la persecución activa de sus intereses por parte de Irán, la inestabilidad regional, y la actividad de Al Qaeda en Irak, se podían identificar cada unafácilmente incluso antes de la invasión. ”

Tal vez lo peor de todo lo que Chilcot implica es que Tony Blair podría enfrentarse a una corte penal por violar las leyes de guerra y el lanzamiento de una guerra de agresión ilegal contra un Estado soberano: “el mensaje no ha expresado una opinión sobre si la acciónmilitar era legal. Esto, por supuesto, sólo se puede resolver en un tribunal debidamente constituido y reconocido internacionalmente. Hemos llegado, no obstante, a la conclusión de que las circunstancias en que se decidió que había una base jurídica para la acción militar de Reino Unido estaban lejos de ser satisfactorias”

Este es el cuidado vocabulario jurídico propio de un alto funcionario de carrera. En este contexto, esto es algo totalmente condenable. Debido al hecho de que los términos de la consulta de referencia no requerían que se pronunciase sobre este punto, el hecho de que lo haga incluso hace que sea muy significativo.

En última instancia, Chilcot no parece desafiar fundamentalmente el derecho del Estado británico de declarar guerras de agresión e intervenciones en todo el mundo. Es parte de una larga tradición de investigaciones formales que ayudan a poner en orden las cosas para las clases dominantes británicas. Pero es sumamente importante, sin embargo, que Chilcot parece estar lanzando a Tony Blair debajo del autobús.

Es cierto que no hay que abandonar nuestras críticas a Tony Blair, y debemos que se rindan cuentas y que haya un cambio. Corbyn expuso algunos aspectos que se pueden hacer hoy en el Parlamento, y que, sin duda, escucharemos más sobre este debate la próxima semana.

Sin embargo, el movimiento contra la guerra debería aprovechar esta apertura crítica para mantener a Tony Blair en el punto de mira legal, para que sea más difícil para nuestros líderes lanzar más guerras de agresión en el futuro.

sábado, 23 de julio de 2016

La CIA en Ecuador: Una larga 'guerra sucia' para desestabilizar el país

"El rastro de la CIA se ve en decenas de episodios en los que, en Ecuador, fueron eliminados los políticos peligrosos para EE.UU.", sostiene el periodista y escritor Nil Nikándrov.

"El rastro de la CIA se ve en decenas de episodios en los que, en Ecuador, fueron eliminados los políticos peligrosos para Estados Unidos", sostiene el periodista y escritor Nil Nikándrov en su nuevo artículo publicado en el portal de la Fundación de la Cultura Estratégica, en el que analiza las actividades de la inteligencia estadounidense en el país latinoamericano.
El primero de los ejemplos citados por el autor del artículo es la muerte del expresidente Jaime Roldós, cuyo avión se estrelló en mayo de 1981 en Loja, región montañosa de Ecuador.
Rafael Correa está seguro de que la amenaza de un golpe de Estado en el país no ha desaparecido
Según argumenta Nikándrov, el presidente Reagan era hostil a su homólogo ecuatoriano, que rechazó la invitación a su investidura; mantuvo relaciones amistosas con los sandinistas de Nicaragua y con el Gobierno cubano; mostró su solidaridad con el Frente Democrático Revolucionario de El Salvador; y, lo más importante, planeaba una reestructuración de la industria petrolera de Ecuador que ponía en peligro los intereses de las empresas petroleras transnacionales. Según el periodista, Roldós "fue eliminado" por todos estos motivos.
El caso de la agente 'Swat'
Otro claro ejemplo de "las actividades subversivas" de la inteligencia norteamericana en el país es el caso de laagente Swat de la CIA, cuyos detalles salieron a la luz recientemente en un documental de TeleSUR.
Esa agente, de nombre real Sania Elias Zaitoum El Mayek, era una ciudadana libanesa que operó en Ecuador entre 1984 y 2007. Cuando llegó a Ecuador se hizo llamar Leila Hadad Pérez y abrió un salón de belleza y después una tienda de alfombras que le servían como fachada, mientras que su verdadera misión era controlar y dirigir la inteligencia de la Policía y las Fuerzas Armadas ecuatorianas.

Según Nikándrov, en sus últimos años de su trabajo el objetivo de las actividades de Swat fue crear obstáculos para la adhesión de Ecuador a los proyectos de integración en el continente y al fortalecimiento de sus relaciones con Venezuela. También se desarrollaron campañas destinadas a comprometer a los líderes amistosos con Ecuador, como Hugo Chávez, Luiz Inácio Lula da Silva, Néstor Kirchner, Evo Morales y otros.
Por otro lado, la red de inteligencia de esa persona hizo todo lo posible para evitar el cierre de la base militar estadounidense en Manta. En la operación participó casi todo el aparato de la inteligencia de EE.UU. en Ecuador —políticos, oficiales de Policía, personal militar, periodistas, sindicalistas, estudiantes activistas y ONG— pero, finalmente, el proyecto fracasó, el presidente de Ecuador expulsó a Swat del país, y, en julio de 2009, la base militar estadounidense cerró sus puertas.
"La amenaza de un golpe de Estado sigue presente"
Durante una reciente reunión con periodistas extranjeros el presidente de Ecuador, Rafael Correa, agradeció al canal TeleSUR haber elaborado un documental que reveló las actividades de la CIA en Ecuador y confirmó que su Gobierno dispone de los mismos datos que mencionan ese video.
"Rafael Correa está seguro de que la amenaza de un golpe de Estado en el país no ha desaparecido", sostiene Nikándrov.
El rastro de la CIA se ve en decenas de episodios en los que en Ecuador 'se eliminaron' los políticos peligrosos para EE.UU.
Según el periodista, algunos analistas creen que la conspiración de la CIA en Ecuador en la fase final estuvo encabezada por Mario Pazmiño, exdirector de inteligencia del Ejército de Ecuador relevado de su cargo por fallas de información tras el ataque a Angostura, perpetrado en marzo de 2008 por el Ejército colombiano contra una célula de las FARC y que, para Nikándrov, "fue planeado de principio al fin por la CIA y la inteligencia militar de EE.UU.".
"El Gobierno y los servicios de seguridad de Ecuador han sacado conclusiones"
El analista sostiene que, como resultado de estas revelaciones, Ecuador ha tomado una serie de medidas que permiten "controlar eficazmente las organizaciones dependientes de la CIA, como la USAID y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), a través de las cuales se financia la quinta columna" en ese país.
En este sentido, el periodista cita al director del Centro Andino de Estudios Estratégicos (Cenae), Mario Ramos, quién explicó recientemente en declaraciones a TeleSUR que la CIA elige para cada lugar una estrategia desestabilizadora diferente: "guerra económica, mediática o psicológica, entre otras".

Ramos opina que, para contrarrestar estas amenazas, los Gobiernos progresistas de América Latina deben crear un plan "integral, que abarque el área diplomática, militar y financiera".
"La revelación de las operaciones desestabilizadoras de la CIA en Ecuador", la exposición "en primer plano" de sus ejecutantes y el análisis de "las consecuencias catastróficas" para el país de estas actividades indican que "los líderes políticos y los servicios de seguridad de Ecuador han sacado las conclusiones necesarias", señala el analista.

domingo, 17 de julio de 2016

10 intervenciones de miedo de la CIA en Latinoamérica

Estados Unidos dirigió ataques de toda índole contra líderes en Latinoamérica y el resto del mundo que se negaban a arrodillarse a sus caprichos. 
A continuación operaciones brutales de la CIA que nos deja en claro que hoy Estados Unidos sigue con sus mismas actitudes.
La CIA tiene una historia larga de intervenciones violentas en demasiados países alrededor del mundo. Utilizan a ONG disfrazadas de organizaciones para la democracia, libertad y desarrollo económico. Pero lo que hacen en realidad es sobornar a personas influyentes y claves dentro de los países que quieren explotar, ya sea por sus riquezas naturales, por su geografía estratégica o por sus posturas anti-estadounidenses.
Para lograr sus objetivos recurren al secuestro de líderes, incluyendo sociales, políticos, económicos y militares. De ser necesario, los asesinan. Si esto no funciona, se infiltran en los todos los rincones de la sociedad para causar desestabilización, incitar a la violencia y causar crisis sociales y económicas para provocar disturbios e irritación de los pueblos en contra de los gobiernos que quieren derrocar.
Todo está comprobado en documentos desclasificados o que se han filtrado a los medios. WikiLeaks, por ejemplo, ha hecho una gran labor de informar sobre estas operaciones con documentos que han obtenido de fuentes anónimas.
El plan cóndor. La estrategia del Condor. (Discovery Teather)
A continuación 10 grandes operaciones sucias de la CIA en Latinoamérica:

1. Guatemala en 1954
En 1944, la violenta y sangrienta dictadura de Jorge Ubico, apoyado por Estados Unidos, fue derrocado por un levantamiento popular, harto de las brutales injusticias. En realidad, el país había sido gobernado hasta ese momento por la The United Fruit Company, una compañía títere de Washington que tenía esclavizada a la población. Le arrebataron sus tierras a los campesinos y los obligaron a trabajar sus propias parcelas por migajas. El que no obedecía era brutalmente castigado por una fuerza policial a la orden de la presunta empresa agrícola estadounidense.
La tranquilidad volvió a Guatemala, pero duró 10 años solamente antes que el presidente Dwight Eisenhower implementara el plan para derrocar al gobierno. En 1954, la CIA lanzó PBSuccess. La capital guatemalteca fue bombardeada por aviones estadounidenses. El joven Ernesto Che Guevara le tocó ver la brutalidad de primera mano. Cientos de líderes campesinos fueron ejecutados por los títeres militares de Washington. Y entonces se vino la Guerra Civil Guatemalteca y muchas comunidades campesinas e indígenas mayas fueron masacradas. Al final de la intervención dirigida por la CIA habían muerto 200 mil personas. Las empresas estadounidenses volvieron a ser lucrativas en el país centroamericano y Washington estaba feliz.
2. Haití en 1959
Haití es igual de estratégico para Estados Unidos como lo son República Dominicana y Cuba, así que Washington no titubea cada vez que mengua su poder en la región caribeña. Por ningún motivo Estados Unidos permitiría que los gobiernos de la zona se inclinen hacia la izquierda, y de eso que no suceda se encarga la CIA. Claro, Cuba es un ejemplo de resistencia y desde 1959 se ha resistido a los embates estadounidenses. En 1959, en Haití un levantamiento popular surgió contra el brutal títere dictador de Estados Unidos, Francois Duvalier. La CIA lo impidió. Duvalier creó un ejército con apoyo de Washington para actuar con violenta represión en contra de comunidades provincianas. Duvalier y su hijo, Jean Claude Duvalier, quien heredó la dictadura, ordenaron masacres difíciles de describir por su profunda y sangrienta crueldad. Más de 100 mil personas fueron asesinadas. Cuando en 1986 se vino una rebelión incontrolable ahora sí, un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos rescató a Jean Claude Duvalier y se lo llevó a vivir tranquilamente a Francia.
3. Brasil en 1964
El año 1964 fue un año de cambios increíbles en Brasil. El presidente democráticamente electo, Joao Goulart, implementó su “Plan Básico de Reforma”. Aunque Estados Unidos siempre ha basado su control sobre pueblos ajenos al suyo en mantenerlos en la ignorancia, había un cambio que de verdad le molestó: un reforma fiscal que menguaría las ganancias de las corporaciones multinacionales de Estados Unidos y sus aliados. Claro, también les molestaba que otra reforma devolvería tierras a sus dueños legítimos y repartiría otras a personas pobres.
Entonces, la CIA entró en acción y derrocó al gobierno de Goulart en 1964 e instaló una dictadura brutal más que duró 19 años. Durante el régimen, miles fueron torturados y cientos ejecutados. También se encargaron de eliminar a todos aquellos que tuvieran pensamientos izquierdistas, y en especial, marxistas.

El Plan Cóndor fue un plan de coordinación de operaciones entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales de todo el cono sur con la CIA de Estados Unidos, entre 1970 y 1980. Esto se tradujo en seguimiento, tortura, desaparición y muerte de personas consideradas como subversivas o contrarias al pensamiento político e ideológico impuesto por estos regímenes. teleSUR

4. Uruguay en 1969
Durante los sesenta, movimientos revolucionarios se esparcían por Latinoamérica. Uruguay estaba hundida en una crisis. Surgieron los enemigos más grandes de Estados Unidos en este país latinoamericano: los Tupamaros, una guerrilla revolucionaria urbana. José Mujica formaba parte de ella y su esposa Lucía Topolanski también. Washington se empeñó porque en detenerlos por la influencia y poder que estaba adquiriendo el grupo. Nelson Rockefeller fue a Uruguay para observar que efectivamente se extendía un sentimiento anti-yanqui y regresó a Washington para alertar que algo necesitaba hacerse con carácter de urgente. Y la CIA respondió enviando a su agente Dan Mitrione al país Sudamericano. Entrenó a las fuerzas policiales en tortura y otras cosas macabras, indescriptibles. Entonces, con ayuda de la CIA se instaló un dictadura militar a la orden de Juan María Bordaberry, quien gobernó Uruguay bajo instrucción directa de Washington durante 12 años. Mató a cientos de personas, torturaron a decenas de miles. La represión era tan brutal que los uruguayos tenían miedo hasta de bailar.
5. Bolivia en 1971
Las riquezas mineras de Latinoamérica es la envidia de Estados Unidos y hacen todo en su poder para controlarla. Por décadas, las corporaciones estadounidense mantuvieron vasta regiones de Chile, Bolivia y Perú en la esclavitud absoluta durante los sesentas. Cuando los esclavizados se atrevían a rebelarse eran aniquilados de inmediato por montones. El Che Guevara viajó a Bolivia y se encargó de incitar a la revolución en 1967. Para esas fechas, las mineras extraccionistas de Estados Unidos mantenían en la esclavitud hasta los hijos de sus peones. Dos años después, el Che fue asesinado por la CIA. Y luego, ya si un líder que les estorbara de por medio, Estados Unidos instauró una junta militar.
Pero de nuevo las cosas se les voltearon a los de Washington. Tomó el poder el general Juan José Torres y trajo consigo reformas para los trabajadores y los pobres. Los bolivianos estaban ilusionadísimos, pero la CIA no y para llevar a cabo sus sucias instrucciones reclutaron al general Hugo Banzer. Él lideró un golpe contra Torres y en 1971 inició su violenta dictadura. Mandó a torturar a un sinnúmero de opositores y a ejecutar a cientos de líderes políticos influyentes. Encarceló a otros 8,000, todo bajo anuencia de Washington.
6. Chile en 1973
Otro país brutalmente explotado por las corporaciones estadounidenses. Otro país hundido en la miseria por Washington. Otro país más en que la CIA movió todo para desprestigiar en los medios de comunicación nacionales e internacionales al gobierno del presidente Salvador Allende. Extorsión, tortura, encarcelamiento y asesinato como medida para acallar a los anti-yanquis. Provocar escasez para que el pueblo confrontara al gobierno no deseado por Estados Unidos, particularmente, porque nacionalizó lo que ese país norteamericano más envidia de los demás: sus riquezas mineras. Pero también le irritó muchísimo a Estados Unidos que Allende les diera casa y educación a millones de personas. Entonces, lo mismo que hoy sigue haciendo en todo el mundo: planear un golpe de estado y, de ser necesario, antes causar miseria en todo el país. Y el 11 de septiembre de 1973, general Augusto Pinochet lideró el golpe de estado con toda el apoyo de la CIA, incluyendo armas y equipo militar blindado.
Aviones de guerra bombardearon el palacio presidencial. Asesinaron a Allende, quien antes de morir diría a su pueblo: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Pinochet gobernó los siguientes 17 años. Mandó encarcelar a 80 mil personas; tortura a 30 mil, y asesinar a 3 mil 200.
7. Argentina en 1976
Los argentinos vivieron la dictadura más sangrienta de América del Sur. Es traumante el simple hecho de leer las atrocidades que se cometieron. Campos de concentración, centros de tortura, masacres, violaciones, golpizas a mujeres embarazadas y ejecuciones de niños y niñas. En total, 30 mil personas fueron ejecutadas. Detrás de todo, la CIA. En 1973, Argentina resistía una crisis política tan grave que el presidente Juan Perón se desmoronó y murió de un ataque al corazón en 1974. Su esposa tomó el poder sólo para enfrentar conflictos hasta dentro de su propio partido Peronista.
La CIA esperó sigilosamente hasta 1976, cuando la situación era tal que se les hizo fácil entrar y hacer lo suyo. Claro, reclutaron a un general de nombre Jorge Rafael Videla y, de nuevo, un golpe de estado en otro país latinoamericano y otra dictadura títere de Estados Unidos. En esta ocasión, aparece como supervisor de la desgracia el infame secretario de Estados, Henry Kissinger. Lo demás es otra historia de genocidio y abusos de derechos humanos con la anuencia de los desvergonzados e hipócritas dueños del poder de Washington.
8. El Salvador en 1980
Este país centroamericano no sufrió menos bajo la intervención estadounidense bajo la supervisión de ya sabemos quién: la CIA. Ya Washington había apoyado una dictadura brutal que duró exactamente 50 años entre 1931 y 1981. Campesinos e indígenas fueron aplastados sin piedad y a sangre helada. Más de 40 mil fue la cantidad de masacrados. Las cosas eran tan graves que se dio algo insólito prácticamente. Sí, hasta la iglesia Católica intentó intervenir a favor de los pobres. En esos entonces, El Salvador era controlado por 13 familias mafiosas que se habían apoderado de 50 por ciento del territorio nacional. Las 13 familias estaban muy estrechamente vinculadas adivinen a quién. ¡Cierto! A Washington. Y la CIA, por si las moscas, entrenó bien al ejército y lo dotó de todo el equipo letal necesario. Cuando la CIA se enteró que jesuítas ayudaban a las masas, los mandaron a matar, pero también le pidieron a Juan Pablo Segundo que hablar con el Obispo Oscar Arnulfo Romero para pedirle que desistiera. Romero se negó y lo mataron durante una misa en 1980. El Salvador fue hundido en una guerra civil de 12 años que fue subvencionada por lka CIA. Para cuando terminó el flagelo, más de 75 mil personas habían sido asesinadas, pero Estados Unidos estaba feliz.
9. Panama en 1989
Insólito también. Un agente de la CIA se vuelve dictador. Estamos hablando del presidente Manuel “Cara de Piña” Noriega. Obvio que por su ubicación geográfica, Panamá era de suma importancia para Estados Unidos. Cuando el presidente Omar Torrijos intentó sacar a los gringos del Canal de Panamá, la CIA colocó una bomba en su avión y punto final al conflicto con él. En 1983, Noriega tomó el poder. Él era narcotraficante además de agente de 30 años de la CIA. Para Washington, no había problema con todo eso mientras Cara de Piña le obedeciera. De hecho, presuntamente fue instrumental en el Irán-Contra-Gate, mediante el cual se llevaba a vender cocaína a comunidades Afro-Americanas de Los Ángeles para comprar armas en Irán y entregárselas a los contras nicaragüenses.
Pero el dinero y poder lo cambió a Noriega y se pensó por arriba de todo. Obsesionado con el ese poder, Noriega desconoció al que sería presidente que Estados Unidos quería para Nicaragua en 1989, es decir, Guillermo Endera. En su lugar, Noriega designó a Francisco Rodríguez y lo impuso a través de elecciones fraudulentas. También hostigó a las bases militares de Estados Unidos en su país. Claro, Estados Unidos no lo iba a permitir e invadió Panamá en diciembre de 1989 y se llevó detenido a Noriega para encerrarle en una cárcel estadounidense, pero antes mataron a 3 mil 500 civiles inocentes y 20 mil fueron desplazados.
10. Perú en 1990
Por último llegamos a Perú. Pero hay que entender que este sólo es el final de esta lista, pero no de las acciones que sigue llevando a cabo la CIA en toda Latinoamérica. Estos 10 caso que sirvan para entender que Estados Unidos siempre ha sido igual y nunca cambiará. Tomará las medidas que sean necesarias para ejercer su brutal, violento, descarado, desmedido y genocida dominio en esta y todas las regiones que considere pertinente.
En Perú, otro agente de la CIA. Se trata de Alberto Fujimori que en 1990 resultó electo. Cómo ganó es una pregunta que todos deben hacerse por qué se dice que era un mediocre en toda la extensión de la palabra. No tenía ni preparación, ni ideas, ni estrategias. Es más, no tenía ni influencia política ni mucho menos carisma. Sin embargo, sí tuvo la inteligencia de hacerse acompañar por un hombre de mucha inteligencia, un abogado de nombre Vladimiro Montesinos, quien también era agente de la CIA Lo nombró jefe del Servicio de Inteligencia Nacional. Se montó un grupo paramilitar para asesinar a izquierdistas y marxistas. Disolvió al Congreso y encarceló a todos los miembros de la Suprema Corte de Justicia. La CIA financió todas las atrocidades. Ahora, Fujimori está tras las rejas.
A 40 años del Plan Cóndor, operativo represivo creado por las dictaduras en Latinoamérica en coordinación con la CIA, que acabó con la vida de miles de personas que luchaban por la democracia y la defensa de los derechos humanos y del pueblo.







jueves, 14 de julio de 2016

IRAK DENUNCIA ALIANZAS ENTRE ISIS Y ESTADOS UNIDOS

Los estadounidenses están saboteando la lucha antiterrorista por tener acuerdos con Estado Islámico 
Ejército Iraquí en Faluya con tanques rusos.
Las sospechas de la colaboración de Estados Unidos con los terroristas islámicos van cobrando fuerza con cada escaramuza en la que participan. Son muy conocidos los lanzamientos de arsenal bélico estadounidense a las tropas de Isis. La propia evolución de los grupos terroristas es decidida desde Washington mediante agentes de la CIA desplegados en la zona o incluso infiltrados como líderes militares y religiosos. Los grupos van cambiando de nombre y de apoyos según se van desenmascarando sus acciones en los medios occidentales. Primero apoyaron a los afganos contra la antigua unión soviética y después mediante Al-Qaeda se hicieron con todos los campos de opio que los marines aún protegen. En el conflicto sirio llevan desde el primer día intentando derrocar a Assad: armando inicialmente al ejército libre sirio, después a ISIS, volviendo a pasar por los rebeldes moderados para terminar creando un nuevo ejército, el New Sirian Army.

La relación de Israel con Estados Unidos es más que obvia cuando Hilary Clinton hace campaña en su querida "Jew York" mostrando así todo su apoyo al pueblo judío. También queda manifiesta la subordinación cuando a Netanyahu le preguntan cómo hace las guerras tan rápido: "muy fácil, tenemos a Estados Unidos".

Tras la reciente toma de Faluya, el ejército Iraquí localizó este lunes un gran contingente de tropas de ISIS que contaba con más de 400 vehículos cargados de explosivos. Las autoridades pertinentes iraquíes (Hakem al-Zameli, presidente de la Comisión de Defensa y Seguridad del Parlamento iraquí) se pusieron en contacto con las estadounidenses para informar de la operación de ISIS para reconquistar la ciudad. Al-Zameli afirma que al pedirles apoyo aéreo los estadounidenses rechazaron la petición, alegando que no bombardearían el convoy porque había civiles en su interior. Posteriormente el ataque de dicho convoy cargado de explosivos fue repelido por el ejército Iraquí apoyado por su aviación y las fuerzas populares. Los parlamentarios iraquíes se quejan de la decisión del gobierno estadounidense por no brindarles apoyo contra esta gran convoy de vehículos provistos de explosivos.

Los motivos del ISIS para atacar Turquía
El terrorismo quiere acabar con el turismo en Turquía
Intentan identificar a los atacantes del atentado en Turquía


es.blastingnews.com

domingo, 10 de julio de 2016

"Quien controla Eurasia, controla el mundo": Rusia y China acaban con el sueño geopolítico de EE.UU.


El punto clave de la estrategia occidental parece haber fracasado, al enfrentarse con la integración asiática impulsada por Rusia y China.
"Quien controle Europa del Este, dominará el pivote del mundo (Eurasia). Quien controle el pivote del mundo, dominará el mundo", resume el punto clave de la estrategia occidental, pronunciada por el geopolítico británicoHalford John Mackinder a principios del siglo pasado, publica 'Vzglyad'.
La idea de dominar el pivote del mundo ('heartland', en inglés), posteriormente fue rebautizada por el periodista estadounidense Nicholas John Spykman, considerado como uno de los padres de la geopolítica norteamericana. 

La estrategia actualizada por Spykman tuvo gran importancia en la política exterior de la posguerra en Washington. Esta idea fue expresada en la doctrina de Truman, que luego, resultó en la expansión de los bloques económicos, políticos y militares de EE.UU. alrededor de la Unión Soviética.
Los gobiernos del Imperio ruso, la Unión Soviética y la Federación Rusa jamás tuvieron dudas de que regiones importantes como los Urales o Siberia son tierras inseparablesque pertenecen a la nación rusa, la ciencia geopolítica occidental las consideraba como unas áreas geográficas que podrían ser disputadas.
No obstante, ni las Guerras Napoleónicas (en Rusia se denominan como la Guerra de Patria), ni el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial (Gran Guerra de Patria, en Rusia) ni tampoco la caída de la URSS resultaron en la privación a la nación rusa de sus tierras en el corazón del continente euroasiático.
La OCS como nuevo centro de poder en Eurasia
Tras el colapso de la URSS, la parte oriental de Eurasia se encontraba débil y desestabilizada al perder un centro político tan fuerte como Moscú, que dirigía el bloque oriental a lo largo de toda la época de posguerra. Nuevos países de Asia Central se convirtieron en un punto frágil en el mapa geopolítico.

Rusia y China se vieron en una situación de vecindad bastante amenazante con Estados jóvenes como Kirguizistán, Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán. Se trata de territorios, en su mayoría, poblados por musulmanes y situados cerca de Afganistán, un país sumergido en el caos.
Esta nueva realidad geopolítica dejó claro tanto a Rusia como a China que amenazas como el radicalismo islámico, difusión del terrorismo y separatismo llegaron a sus fronteras y, por lo tanto, la futura integración de las fuerzas políticas y económicas entre las dos naciones se pintó como una necesidad.
En 1996–1997 Rusia, China, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán formaron el grupo de los Cinco de Shanghái, firmando acuerdos sobre la confianza mutua y reducción de las fuerzas militares desplegadas en las fronteras entre los países.

El primer presidente ruso Borís Yeltsin se reune con Jiang Zemin durante la cumbre de los Cinco de Shanghái en 1999Vladímir RodiónovSputnik
Esta iniciativa política lanzada por Moscú y Pekín dio lugar a la primera piedra angular en el sistema de seguridad surgido en la región. En 2001 los Cinco de Shanghái aceptaron a Uzbekistán como nuevo miembro y la organización decidió cambiar de nombre.
En junio de 2002 fue firmada la Declaración de los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). El 1 de enero de 2004 la OCS empezó a funcionar a pleno rendimiento. En 2014 Irán, la India y Pakistán expresaron su deseo de unirse a la OCS.
"Un nuevo significado, un nuevo peso"
Durante la reciente cumbre de la OCS, los jefes de Estado presentes en la organización han firmado memorandos sobre la incorporación de la India y Pakistán a la organización, un paso que, según los participantes del evento, llevará a la OCS a un nuevo nivel.

"Nos hemos acercado a la incorporación de dos grandes países, la India y Pakistán; quedan puras formalidades", declaró el presidente ruso Vladímir Putin y agregó: "Con su adhesión, la organización, por supuesto, adquiere un nuevo significado, un nuevo peso. Esto es casi la mitad de la población mundial".
Un día después de la cumbre de la OCS en Uzbekistán, el presidente Putin llegó a China para reunirse con su homólogo chino Xi Jinping. Los líderes de Moscú y Pekín firmaron múltiples acuerdos bilaterales importantes para el desarrollo de la economía, política y seguridad: tanto a nivel regional como global.
"Quien controla Eurasia, controla el mundo", reiteró el portal ruso 'Vzglyad', volviéndose a referir a la estrategia geopolítica occidental y, además, agregó: "Los países de la OCS se acercan rápidamente a la situación que les permita, por sí mimos, controlar la seguridad en el corazón de Eurasia".


"EE.UU. no está en condiciones de combatir con Rusia"
Entrevistamos a Fernando Moragón, presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia, para que nos explique qué es la Organización de Cooperación de Shangái, que acaba de celebrar su cumbre anual. Además, aprovechamos para que nos ilustre algunas cuestiones calientes en el actual escenario geopolítico.

"China y Rusia están de acuerdo en un mundo multipolar y se oponen a la hegemonía que EE.UU. quiere ejercer sobre el mundo"
La semana pasada se celebró la Cumbre anual de jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). RT informaba de ello en este mismo medio y señalaba la importancia de esta organización, que está en proceso de expansión y que, según el común de los analistas internacionales, ejerce un importante contrapeso geoestratégico con respecto a la OTAN.
El Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia ofrecía casi simultáneamente en España una ponencia sobre esta cumbre, trayendo a este extremo de Europa un novedoso punto de vista sobre las relaciones internacionales. Por eso hemos querido hablar con su presidente, Fernando Moragón, para que nos explique qué es exactamente la OCS y para conocer su opinión sobre las más importantes cuestiones geopolíticas del momento, como los recientes acuerdos de Rusia con China o la permanente presión de EE.UU. y la OTAN sobre la órbita rusa.
Fernando Moragón durante una ponencia Observatorio Hispano Ruso de Eurasia
¿Qué es la OCS y cuáles son sus objetivos?
La Organización de Cooperación de Shanghái, que se fundó en 2001, tiene como miembros de pleno derecho a Rusia y China, y también a las repúblicas de Asia Central: Kirguistán, Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán. Además tiene miembros observadores y socios de diálogo. Inicialmente nace como un medio para reducir la tensión en la zona de Asia central, en el contexto complicado de la reciente disolución de la Unión Soviética y el correspondiente surgimiento de nuevos Estados. A partir de ahí surgen sus tres vías de acción: la de la cooperación económica, la cooperación en lucha antiterrorista y la cooperación cultural. A diferencia de la OTAN no es una organización militar.
"En Europa, el terrorismo yihadista opera a través de pequeños grupos que perpetran atentados puntuales. En el entorno de Asia Central, los grupos terroristas son verdaderas milicias"
Entonces, las maniobras militares que se realiza la OCS, ¿qué sentido tienen?
Tienen sentido en el contexto de la lucha contra el terrorismo. Hay que entender que en la zona el terrorismo es diferente al que opera en Europa. Porque en Europa, el terrorismo yihadista opera a través de pequeños grupos que perpetran atentados puntuales. En el entorno de Asia Central, los grupos terroristas son verdaderas milicias y hay que combatirlas como tal. 
Aunque la propia declaración fundacional de la OCS indica que "no es una alianza hecha contra otras naciones o regiones", la mayoría de los analistas internacionales señalan su vocación de ejercer un contrapeso contra la OTAN y contra la pretendida hegemonía de los EE.UU. 
Es verdad que la OCS, desde mi punto de vista, sí aporta un elemento de contrapeso a los EE.UU., pero nunca militar. Por ejemplo, la India y Pakistan se incorporarán el año que viene a la OCS. Si la OCS fuese una organización militar, dos enemigos acérrimos como la India y Pakistan jamás estarían al mismo tiempo en ella. 
¿Cual crees que ha sido el resultado más importante de la visita de Vladímir Putin a China?
Reuters
Han firmado muchísimos acuerdos, pero el mensaje político general que hay que leer sobre este encuentro es que China y Rusia están de acuerdo en un mundo multipolar y se oponen a la hegemonía que EE.UU. quiere ejercer sobre el mundo, para lo cual están reforzando su relación estratégica. En concreto han firmado acuerdos de todo tipo: desde suministros de cereales de Rusia a China como la elaboración de un nuevo modelo de avión de largo recorrido (a través de la constitución de una empresa conjunta ruso-china) que pueda competir en el futuro con los gigantes occidentales Boeing o Airbus.
Y también hay un acuerdo de mayor cooperación militar contra la constante presión que EE.UU. ejerce, con la colocación de escudos antimisiles, por ejemplo. En este contexto, se pondrá en marcha la venta del sistema de misiles ruso S400 Triumf a China. 
Fernando Moragón

En la región de Rusia, China y Asia Central parece haber relaciones más prosperas que las que hay ahora en la zona europea… ¿Es correcta esta percepción? 
Sí, en la zona de Asia Central se están dando numerosos procesos de integración: la ampliación de la OCS, la integración de la Union Económica Eurasiática con el proyecto One belt, one road (que fortalece y enriquece las tradicionales rutas de la seda)… Por el contrario, en la Unión Europea ya ha comenzado lo que, desde mi punto de vista es el proceso opuesto, el de desintegración. Ya ha ocurrido el 'Brexit' y es probable que otros países mayoritariamente eurófobos como Holanda, Dinamarca o Francia terminen pidiendo referéndums. 
En la Unión Europea ya ha comenzado el proceso de desintegración
Si ampliamos el foco, por un lado vemos a EE.UU. colocando escudos antimisiles en Europa y Corea, a la OTAN desplegando tropas y realizando maniobras cada vez más cerca de Rusia… y, por otro, vemos a Rusia fortaleciendo su cooperación militar con China, en un contexto de integración general en Eurasia… ¿Es esto preocupante a nivel geopolítico? ¿Podríamos hablar de una escalada de tensión?
Uno de los objetivos más evidentes de EE.UU. es presionar a Rusia en todos los ámbitos: militar, con maniobras militares y acercamiento de efectivos en diversos puntos; económica, con las sanciones económicas que todos conocemos…y hasta presiones en el ámbito cultural o deportivo (con el tema de los casos de dopaje, etc). Su intención es acabar con el resurgimiento que ha tenido Rusia en la etapa de Putin; para ellos eso es fundamental.
"EE.UU. no está en condiciones militares para un enfrentamiento, porque sus socios de la OTAN tienen unos ejércitos realmente pobres"
¿Pero es preocupante a nivel militar?
Cuando existe este tipo de presión, cuando hay roces, cuando se mandan aviones que rozan el espacio aéreo del oponente… Siempre es posible un incidente. Por suerte, EE.UU. no está en condiciones militares para un enfrentamiento en Europa, porque sus socios de la OTAN tienen unos ejércitos realmente pobres, cuando no prácticamente inservibles, que no están en condiciones de sostener una verdadera campaña militar. EE.UU. está muy solo en este sentido. 
Reuters
Hablando de 'incidentes', ¿qué te parecen las disculpas de Erdogan a Putin por el derribo de aquel avión? 
Erdogan se ha dado cuenta de que está metido en muchos líos, y es plenamente consciente de que Turquía es muy dependiente de Rusia. Por ejemplo, la mitad del gas que consume Turquía se lo compra a Rusia, que se lo vende a través del llamado 'blue stream', el gasoducto que cruza el mar Negro. A Turquía, que está metida en una guerra interna con los kurdos, apoyando a yihadistas en Siria, y que, en general, se está encontrando arrinconada en una situación muy compleja, le conviene mucho restablecer las buenas relaciones con Rusia. Es que Turquía está en una situación de aislamiento y, en esta situación, tratar la crisis de los refugiados y todos sus conflictos internos, ese aislamiento puede pasarle una factura importante.
"Erdogan se ha dado cuenta de que está metido en muchos líos, y es plenamente consciente de que Turquía es muy dependiente de Rusia"
¿Qué recomiendas a España en el actual escenario geopolítico?
Es necesario un cambio de perspectiva, de enfoque. Tenemos que ser menos eurocéntricos y darnos cuenta de lo que está sucediendo en el mundo. Y lo que está sucediendo es que una vieja Europa, que ha sido una de las grandes potencias, está en decadencia desde hace mucho tiempo. Y mientras, Asia, que es el continente del siglo XXI, está en plena efervescencia, con una capacidad de crecimiento enorme. Es importante que España al menos esté al corriente de eso. 

David Romero


jueves, 7 de julio de 2016

Los vínculos familiares de Mateen y los hermanos Tsarnaev con la CIA


El padre de Omar Mateen –el individuo que mató unos 50 miembros de la comunidad gay de Orlando (Florida)– trabajó para los servicios de inteligencia de Estados Unidos en Afganistán durante la guerra de 1979-1989 contra el gobierno de aquel país y su aliado soviético. Seddique Mir Mateen emigró posteriormente a Estados Unidos, donde nació su hijo Omar, tristemente célebre desde hace unos días.
Seddique Mir Mateen dirige medios de comunicación dirigidos a los afganos residentes en el exterior. Actualmente presenta un programa titulado Durand Jirga Show, difundido a través de la televisión satelital Payam-e-Afghan (con base en San Francisco).
Originario de una tribu pashtu, el padre de Omar Mateen respalda a los talibanes –sucesores de los «Muyahidines de la Libertad» que la CIA había organizado junto al millonario saudita Osama ben Laden para luchar contra los soviéticos. Desde que el anterior presidente afgano Hamid Karzai salió del poder, en septiembre de 2014, Seddique Mir Mateen rechaza el compromiso entre Ashraf Ghani y Abdullah Abdullah y se autoproclama presidente de Afganistán en el exilio.
Su hijo, Omar Mateen, era empleado de la transnacional de servicios de seguridad G4S. Nunca fue considerado un individuo radicalizado, ni en el plano político ni en materia de religión. Aunque era casado, Omar Mateen frecuentaba el club nocturno gay donde perpetró la masacre y se sabe que había mantenido relaciones sexuales con al menos otro cliente.

Los hermanos Djokhar y Tamerlan Tsarnaev, señalados como autores del doble atentado con bombas perpetrado el 15 de abril de 2013 contra los participantes en el maratón de Boston, eran sobrinos políticos de Graham E. Fuller, un ex alto responsable de la CIA que dirigió las operaciones en Afganistán.
Ansor Tsarnaev, padre de los hermanos Tsarnaev, es un checheno que colaboró con la CIA en tiempos de la Unión Soviética, antes de emigrar a Estados Unidos. El mayor de los hermanos Tsarnaev, Tamerlan, había participado en 2012 en un seminario de la asociación georgiana Fondo para el Cáucaso(Кавказский фонд). Esta ONG, creada por la Fundación Jamestown, creada a su vez por la CIA, se dedicaba al reclutamiento y la formación de jóvenes con intenciones de utilizarlos para «desestabilizar Rusia».
Los hermanos Tsarnaev tampoco habían sido detectados ni clasificados como individuos radicalizados en el plano político o religioso.
El analista estadounidense Webster Tarpley señala la existencia de lo que llama “el esquema ya familiar: ex combatientes extranjeros, que han trabajado para la CIA o el Departamento de Estado en alguna zona de conflicto, emigran a Estados Unidos para vivir el “sueño americano”. Se mantienen en estrecho contacto con la comunidad de inteligencia estadounidense y sus hijos –a menudo nacidos en EEUU– se dedican a participar en operaciones terroristas, al estilo de la nobleza europea, en la que el hijo menor estaba destinado a hacer carrera como militar.”


Red Voltaire