sábado, 14 de julio de 2018

Inversión extranjera: la falsa promesa de las élites en Ecuador


Las élites de Ecuador presentan falsamente la inversión extranjera directa (IED) como la única vía posible para resolver los problemas del país.
Los políticos, medios de comunicación y élites antinacionales parecen haber encontrado la solución para todos los problemas del Ecuador: la inversión extranjera directa (IED). El discurso repetido promociona a la IED como uno los ejes centrales de la supuesta reactivación económica.
Sin embargo, escondido tras esta falsa promesa se encuentra el retorno de los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) y axiomas neoliberales ortodoxos como la liberalización y desregularización de la economía. Esto significará más privilegios y ganancias a las transnacionales y los grupos de poder de siempre, en contra de la soberanía nacional y el bienestar material de la mayoría de ecuatorianos.
Es importante aclarar que existe mala y buena inversión extranjera directa. Lastimosamente en Ecuador, debido al tamaño de su mercado, el único tipo de inversión que tiende a llegar es la negativa. Desde el 2002 al 2017, el 40 % de toda la IEDcorresponde a la explotación minera y petrolera.
Esta fórmula es negativa para el país ya que no genera cadenas productivas; la maquinaria, los materiales e incluso la mano de obra son importados, lo cual deja poco o nada al Ecuador. Y por otro lado, refuerza un modelo en el que las naciones periféricas son explotadas por sus recursos naturales con alto costo para la naturaleza y sociedad.
El enfoque ha sido el de vender al país al mejor postor, con poca o nula importancia de los efectos en la población y su futuro. Así fue que la Ley Orgánica para el Fomento Productivo, Atracción de Inversiones, Creación de Empleo y Estabilidad y Equilibrio Fiscal (Trole 3) fue aprobada, sustentada por este engaño en el que más IED y un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos resolverán los problemas.
Pero para la Embajada de Estados Unidos, la inversión y un TLC no llegará sin que antes el Ecuador haga lo que ellos quieren. Con su titular, Todd Chapman, han vuelto a inmiscuirse en la política ecuatoriana. La postura estadounidense ha sido la de condicionar al país; infiltrándose y manipulando la seguridad nacional, política exterior y macroeconómica.
Chapman ha sido claro que para lograr el añorado TLC, que busca Pablo Campana, Ministro de Comercio Exterior, los inversionistas angloamericanos necesitan una “protección adicional”, traducido a: deben reinstaurar los TBI.
Ahora conocidos como Convenios (CBI), estos son acuerdos los suscriben dos Estados para proteger la inversión extranjera privada y los intereses de las empresas involucradas. En palabras de Campana, “son básicos e importantes para lograr nuevas inversiones. Sin TBI difícilmente lograremos atraer inversión privada directa”. Una postura que resume la visión ortodoxa, sumisa y antinacional del actual gobierno y funcionarios.
Lo que el Ministro ignora es que en 2017 la Comisión para la Auditoría Integral Ciudadana de los Tratados de Protección Recíproca de Inversiones y del Sistema de Arbitraje en Materia de Inversiones (Caitisa) los resultados de una auditoria a 27 TBI firmados entre 1968 y 2002.
La conclusión del informe final fue contundente: los TBI “no han sido determinantes en la atracción de la inversión extranjera al país”. A pesar de que Ecuador era de los países de la región con más tratados firmados, también es de los que menos IED recibió. Y con los dos países que más invierten en Ecuador, México (1.491 millones) y Brasil (1.037 millones), no se ha ratificado un instrumento de esta índole.
Mientras tanto, Estados Unidos, país con el que sí se tenía un TBI, entre 2002 y 2017 se registra una desinversión que ronda los 400 millones de dólares. En otras palabras, aún con un TBI con los norteamericanos, la inversión nunca llegó.
Fuente: Banco Central del Ecuador (BCE) Elaboración: Martín Pastor
Lo que sí causó es que hasta abril del 2017, el Estado ecuatoriano se vea obligado a desembolsar 1.498 millones de dólares para el pago de laudos. De los cuales, el 90 % ha ido a Oxy, Chevron, Duke Energy, Noble Energy, entre otras y casi 156 millones a árbitros y bufetes de abogados. ¿Entonces por qué firmar un TBI?
La respuesta se encuentra en el lobby de las transnacionales al Departamento de Estado en Washington. La impunidad y ambigüedad legal que les brinda un instrumento como este es un incentivo para presionar a los políticos estadunidenses, que a su vez presionan al gobierno ecuatoriano.
Otra razón es que aún quedan 10 demandas en casos pendientes con un monto aproximado en pugna de 12 000 millones de dólares. Algo que debe preocupar a los ecuatorianos ya que más del 62 % de los fallos emanados desde el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial, han sido a favor de los intereses de las transnacionales.
En este sentido, parece irreal que la discusión sobre la restauración de los TBI se realiza a pesar de que la Constitución de 2008 en su artículo 422 prohíbe la sesión de jurisdicción del Estado a instancias de arbitraje internacional en el caso de Tratados internacionales. Pero esto no ha impedido que el gobierno trabaje en contra de la ley y por ende, de los ecuatorianos.
Con la Trole 3 lograron ‘legalizar’ nuevamente a los TBI, al “reconocer la legalidad y aplicabilidad de los tratados o convenios de protección de inversiones como un medio indispensable para el fomento y protección de inversiones extranjeras...”.
Un acto inconstitucional y jurídicamente equívoco ya que ninguna ley puede estar sobre la Constitución. Algo para lo que ya existe un plan, Elizabeth Cabezas, presidenta de la Asamblea Nacional, explicó que habrá una propuesta de la bancada gobiernista de Alianza País para una enmienda constitucional.
Un ejemplo del poder de las élites antinacionales e internacionales, y cómo, los políticos ecuatorianos están dispuestos a traicionar y modificar la Carta Magna siguiendo órdenes de intereses privados y de la Embajada de Estados Unidos. Una materialización del entreguismo completo de la soberanía nacional y el rumbo económico del país.
Pero esto no es todo, ya que una vez reinstaurados los TBI se procederá a un acuerdo comercial con los Estados Unidos. Esta liberalización de la economía no brindará nuevas oportunidades para los productores y pequeños/medianos empresarios ecuatorianos, como ofrecen los funcionarios del gobierno y cámaras empresariales.
Como país, el Ecuador no está en capacidad productiva de ofertar a los Estados Unidos más que una reducida lista de bienes: camarón, atún, cacao, flores, y banano; productos que a su vez los explotan una élite económica. En contraste, Estados Unidos tiene mucho que vender y ofrecer a Ecuador. Esta disparidad entre ambos mercados causará un desequilibrio en la balanza comercial.
Las importaciones continuarán incrementando, mientras que las exportaciones no podrán igualar el ratio de crecimiento. Algo que ya ha sucedido en un país vecino, como es el caso colombiano.
En un informe del Centro de Trabajo (Cedetrabajo) de Colombia, se detalla que desde la firma del TLC con EE.UU entre 2012 a 2016, las exportaciones han caído un 54,1 %. En términos de balanza comercial con ese país, Colombia pasó de tener un superávit comercial de 8.244 millones de dólares a un déficit de 1.414 millones.
Mientras que según el Grupo Proindustria gracias al TLC, el aparato productivo nacional se deterioró por su incapacidad de diversificar exportaciones. En 2012 las exportaciones no tradicionales hacia Estados Unidos desde Colombia, analizadas por volumen (en peso), representaban el 4,1 % de las totales y para 2016 el 4 %. Es decir que con el TLC, no cambió nada para las pequeñas y medianas empresas.
Pero el agro es el más afectado, ya que con cifras del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, se observa que Colombia incrementó sus exportaciones agropecuarias en un 16% entre 2012 y 2015 pero a la vez sus importaciones en este sector crecieron en 120%, arrasando con pequeños productores.
Una realidad similar sería sumamente perjudicial para una economía pequeña, agrícola y sin soberanía monetaria como la del Ecuador. La salida indiscriminada de dólares, acentuada con la permisibilidad legal otorgada nuevamente con la Trole 3, pondría en peligro la dolarización. Y a su vez, destruiría la naciente industria nacional, con ello llevándose puestos de trabajo y pequeñas y medianas empresas. Mientras que la ‘gran minga agropecuaria’ quedaría decimada.
Pero esto no le importa al gobierno que ignora todas las señales y advertencias de economistas y expertos en el tema. La desinstitucionalización del Estado ha generado que el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Asamblea Nacional se conviertan en brazos ejecutores del Ministerio de Comercio Exterior. El precio ha sido la pérdida de soberanía nacional, la institucionalidad, y el futuro de los ecuatorianos.
Si el gobierno en verdad quisiera una IED positiva, buscaría aquella que genere cadenas productivas y en su proceso de creación de renta, genere capital para otras empresas locales, campesinado y dinamismo económico interno. Pero la postura plutocrática de Moreno muestra los intereses reales detrás del poder, una falsa promesa que beneficia los que más tienen.

Escrito por Martín Pastor


miércoles, 11 de julio de 2018

LOS HUZÍES Y LA GUERRA EN YEMEN



1. Historia del movimiento, estructura e ideología
Historia
El movimiento de Ansar Allah (Partidarios de Alá), también conocido como Houthis, es un grupo paramilitar de chiítas zaidíes que actúan en Yemen. Esta es una de las corrientes moderadas de Shia Islam, que tiene más de 10 millones de seguidores en todo el mundo y representa un tercio de la población de Yemen. En cuestiones dogmáticas, Zaidis asumió una posición cercana al Islam sunita, y se basó principalmente en el Corán y la Sunnah. A diferencia de otros chiítas, los zaidis no reconocen la doctrina del Imam Oculto, "ocultamiento prudente" de su fe (taqiya), y rechazan el antropomorfismo y la predestinación incondicional.
En 2004, los houthis formaron un levantamiento. Intentaron acabar con la tiranía y la corrupción del gobierno, oponerse al gobierno mayoritario de los suníes, resistir a las ideas de wahabismo, adquiridas de la vecina Arabia Saudita y hacer que su propio líder, el imán Badr al-Din al-Houthi, fuera un jefe de estado. Sin embargo, fue asesinado el 10 de septiembre del mismo año.
La organización de Zaidi Shi'ites de Yemen, de la cual se formó posteriormente el movimiento Houthis, inicialmente se centró en el trabajo cultural y educativo. La primera organización de ese tipo apareció a principios de la década de 1990 y se llamó el "Foro para la Juventud de la Fe". Esta organización planificó campamentos de verano y varios clubes escolares para promover las ideas de Zaidi Islam en la provincia de Sa'adah.
Una de las principales razones detrás del establecimiento del movimiento por Badr al-Din al-Houthi es la marginación y persecución de los hachemitas y Zaidis por parte del gobierno yemení. Fueron expulsados ​​de todos los puestos importantes en el país después del establecimiento de la República del Yemen. Además, Badr al-Din al-Houthi estableció el movimiento por temor a la desaparición de la doctrina Zaidi, especialmente después de que muchos Zaidis se convirtieran a la fe sunita debido a las persecuciones de los gobiernos yemeníes. Es importante observar que durante muchos años las provincias, donde la mayoría de la población es Zaidis, estaban poco desarrolladas económicamente.
Estructura
Tras el asesinato del fundador del movimiento, Hussein Badr al-Din al-Houthi en 2004, los houthis fueron dirigidos por el padre de Hussein, el líder espiritual Badr al-Din al-Houthi. El líder actual del movimiento es el hermano menor de Hussein, Sayyid Abdul-Malik Badr al-Din al-Houthi. Hasta el 19 de abril de 2018, el presidente del Consejo Político Supremo de Yemen era Saleh al-Samad. Era uno de los jefes de estado y gobierno más jóvenes del mundo moderno. Fue asesinado durante un bombardeo por los aviones de combate de la coalición. Su sucesor en este post es Mahdi al-Mashat.
Liderazgo político
Haz click para ver la imagen a tamaño completo

Los miembros de la familia Houthi tienen una presciencia significativa en el liderazgo político del movimiento. Sin embargo, el liderazgo no está completamente concentrado en sus manos.
El 28 de noviembre de 2016, cuando los houthis formaron el Gobierno de Salvación Nacional, los miembros del movimiento ocuparon solo 10 de los 36 ministerios: (Viceprimer Ministro de Asuntos Económicos, Ministro de Justicia, Ministro de Defensa, Ministro de Servicio Civil y Seguros, Ministro de Transporte, Ministro de Educación, Ministro de Información, Ministro de Asuntos Jurídicos, Ministro de Electricidad y Energía, Ministro de Turismo). El 2 de octubre de 2016, Abdel-Aziz bin Habtour fue nombrado primer ministro del gobierno recién formado.
Inicialmente, después del vuelo de Abdrabbuh Mansur Hadi, el Comité Supremo Revolucionario (SRC) fue el principal órgano de gobierno en el país. El SRC comenzó a actuar como un gobierno interino el 6 de febrero de 2015, cuando los houthis establecieron el control de Sana'a.
El 15 de agosto de 2016, el SRC formalmente entregó el poder al Consejo Político Supremo(SPC). El SPC es un cuerpo ejecutivo formado por Ansar Allah y el Congreso General del Pueblo (GPC) para gobernar Yemen. Formado el 28 de julio de 2016, el consejo presidencial se compone de 10 miembros y hasta su muerte en un ataque aéreo con drones el 19 de abril de 2018, fue encabezado por Saleh Ali al-Sammad como presidente con Qassem Labozah como vicepresidente. El SPC lleva a cabo las funciones de jefe de estado en Yemen y maneja los asuntos del estado en un intento de llenar el vacío político durante la guerra. El SPC no es reconocido internacionalmente. El SPC fue responsable de la creación del Gobierno de Salvación Nacional. Al mismo tiempo, las autoridades de la CRS no han sido abolidas y, de hecho, continúan ejerciendo control sobre áreas importantes de la vida política y social sobre el terreno.
Los huzíes tienen una estructura militar completa que incluye formaciones paramilitares recién formadas y una gran parte de las fuerzas armadas de Yemen. Los huzíes crearon sus propias fuerzas armadas de pleno derecho con personal general, defensa aérea y costera, fuerzas de misiles, inteligencia y fuerzas de operaciones especiales.
Comando militar
Según los datos disponibles, las fuerzas Houthi se dividen en 7 distritos militares, cada uno con su propio comandante.
Haz click para ver la imagen a tamaño completo
Distritos militares y comandantes
Haz click para ver la imagen a tamaño completo

Un papel especial en la estructura de las fuerzas Houthi es ocupado por las Fuerzas de Misiles Yemeníes (5ta y 6ta brigada de misiles), que son responsables de realizar ataques con misiles contra objetivos en Yemen y Arabia Saudita y de convertir un stock de alrededor de 200 V-755 SAM del sistema S-75 / SA-2 en misiles balísticos. El servicio, el montaje y la conversión de misiles se llevan a cabo por las fuerzas de su propia división de investigación: el Centro de Investigación y Desarrollo de Misiles. Varios misiles tierra-aire soviéticos convertidos en misiles balísticos se conocen como Qaher-1, Qaher-2 y Qaher-2M.
En abril de 2018, un ataque aéreo saudí mató a Nasser al-Qubari, quien, según fuentes pro-saudíes, encabezó el equipo de la Guardia Republicana (Milicia) responsable de las operaciones de misiles más importantes contra objetivos en Yemen y Arabia Saudita.
Según diversas fuentes, los huzíes actualmente tienen alrededor de 150,000 combatientes en todo el país.
Ideología
Las metas del movimiento incluyen combatir la debilidad de la economía y la marginación política en Yemen, y luchar por la autonomía de las regiones en las que la mayoría de la población es Zaidi. De las declaraciones de altos funcionarios del movimiento, uno puede sacar una conclusión sobre lo que Ansar Allah quiere lograr. Sus objetivos incluyen buscar la rendición de cuentas del gobierno, combatir la corrupción, garantizar que las personas tengan acceso a los servicios públicos, luchar por precios justos de combustible, oportunidades de empleo para los yemeníes comunes y detener la intervención occidental en los asuntos del país. También declararon su deseo de establecer una república democrática no sectaria en Yemen.
En cuanto a la religión, los líderes del movimiento afirman que sus acciones están destinadas a combatir la expansión del salafismo, que proviene de la vecina Arabia Saudita y proteger a la comunidad contra la discriminación basada en motivos religiosos. El lema del movimiento es "Alá es el mejor". Muerte a América, muerte a Israel, una maldición sobre los judíos, victoria del Islam ". Esto no significa que los Houthis quieren destruir a los EE. UU. O Israel. Según Ali al-Bukhayti, portavoz y periodista oficial de los houthis, este lema significa que el movimiento está en contra de la interferencia en los asuntos de Yemen de los EE. UU. E Israel, que ayudan a Arabia Saudita y sus aliados.
2. Antecedentes del conflicto y la intervención liderada por Arabia Saudita
En enero de 2011, las manifestaciones masivas comenzaron a exigir la renuncia del entonces presidente Ali Abdullah Saleh, que gobernó el país durante 33 años. Causas: la pobreza, una parte importante de la población sufría constantemente de hambre y falta de acceso al agua potable, desempleo juvenil y tensiones religiosas.
A principios de febrero de 2011, las protestas obligaron al presidente a hacer algunas concesiones: no le transfirió el poder a su hijo, redujo el número de mandatos presidenciales a dos seguidos y abandonó la idea de participar en las próximas elecciones. Saleh se negó a dejar la publicación en ese momento. El 17 de febrero, los primeros manifestantes murieron a manos de la policía en Aden. La violencia creció hasta que alcanzó su punto máximo el 18 de marzo, cuando 52 manifestantes fueron asesinados en la capital, Sana'a. La confrontación que involucró tiroteos y explosiones duró hasta el 19 de mayo de 2011, momento en el cual se llegó a un acuerdo de alto el fuego. El presidente Saleh estaba preparado para abandonar su oficina en 30 días y celebrar elecciones presidenciales en los siguientes 2 meses.
Sin embargo, Saleh se negó a firmar el documento acordado por las partes. Esta decisión causó una nueva ronda de violencia. La aviación del Yemen y los grupos armados de la oposición entraron en escena. 72 personas más fueron asesinadas en la capital. En los últimos días de mayo, 50 yemeníes fueron asesinados por la dispersión de manifestaciones en la ciudad suroccidental de Taiz. Un importante punto de inflexión fue el bombardeo de la residencia presidencial en Saná el 3 de junio. El primer ministro y el presidente del parlamento, y el propio Abdullah Saleh, resultaron heridos. Los Houthies intentaron entrar en la ciudad. Saleh huyó de Yemen.
En noviembre del mismo año, finalmente renunció, declarando esto desde la capital de Arabia Saudita, Riad, en presencia del Rey Abdullah y luego el Príncipe Heredero Nayef Al Saud. Saleh en realidad transfirió el poder a Hadi, entonces vicepresidente de Yemen, un sunita, que tomó una posición pro-saudita. Sin embargo, esta acción no evitó la guerra civil ni cambió la situación. Las tropas lideradas por el hijo de Saleh abrieron fuego contra los manifestantes, matando e hiriendo a un centenar de personas. El gobierno tomó varias medidas impopulares, en particular, la reducción de los subsidios a los productos derivados del petróleo, lo que se esperaba condujera a precios más altos de la gasolina. Nuevas protestas comenzaron. Los huzíes tomaron las armas y se apoderaron de los distritos y las instituciones estatales en Sana'a, instalando sus puntos de control. A pesar del acuerdo de paz que se firmó con la participación de las Naciones Unidas, y el reemplazo del primer ministro, las acciones militares continuaron, extendiéndose a otras ciudades yemeníes. El 20 de enero de 2015, los partidarios de Ansar Allah ocuparon la residencia del presidente de Yemen y obligaron a Hadi a presentar una renuncia el 22 de enero y huir del país.
Intervención liderada por Arabia Saudita
Dada la crisis política y la incapacidad del gobierno de Hadi para restaurar el orden y llevar a cabo las reformas necesarias, la popularidad del movimiento Ansar Allah aumentó sustancialmente. El movimiento estaba ganando el control de más y más territorios e infraestructura. Esta situación era inaceptable para el régimen saudí. Los saudíes formaron una coalición militar, que incluía prácticamente todos los países del Golfo Pérsico (excepto Omán). Hasta cierto punto, Egipto, Estados Unidos, Marruecos, Sudán, Pakistán, Senegal y Jordania también brindaron asistencia. Huyendo a Arabia Saudita, el presidente Hadi pidió una intervención militar en el país para reprimir la insurgencia. Aden se convirtió en la capital de las fuerzas leales al presidente huido. Los houthis, a su vez, se fortalecieron en el noroeste del país.
La invasión comenzó oficialmente el 26 de marzo de 2015 con la Operación "Tormenta Decisiva". La coalición estableció una zona de exclusión aérea sobre Yemen. Después de los ataques aéreos iniciales, la mayoría de los sistemas de defensa aérea en el territorio, pertenecientes a los Houthis, fueron destruidos o desordenados. Las luchas a gran escala comenzaron en ambos lados. El 21 de abril, la operación se terminó oficialmente a pedido formal del propio presidente Hadi. El 22 de abril de 2015, se lanzó una segunda operación, la "Restauración de la esperanza", que continúa hasta nuestros días. Su objetivo es restaurar el poder del presidente Hadi en todo el país y poner fin al movimiento houthi.
Actualmente, el movimiento Ansar Allah está formado por tribus del norte de Yemen, algunos partidarios del ex presidente Saleh, incluidas unidades de la Guardia Republicana y el Ejército de Yemen. Irán es un aliado externo que brinda asesores militares y especialistas técnicos, incluidos los del Hezbolá libanés. Los intereses de Arabia Saudita dentro de Yemen cuentan con el apoyo de los sunitas, partidarios del depuesto presidente Hadi, así como de los wahabistas locales. Otro lado del conflicto es los Emiratos Árabes Unidos, que apoya al Movimiento Yemení del Sur, que representa los intereses de una parte significativa de la población del antiguo Yemen del Sur (República Democrática Popular de Yemen).
3. Curso general de la guerra
Eventos principales
2015 estuvo marcado por los enfrentamientos más violentos. Durante este período, la coalición perdió el F-16 de la Fuerza Aérea Marroquí en la provincia de Sa'adah, así como tres helicópteros ANCH 64 Apache, dos de los cuales fueron derribados en la provincia saudí de Najran, otro perdido por más de un la provincia yemenita de Marib. La ofensiva de la coalición en la carretera Aden-Abyan en el verano de 2015 fue conocida por las grandes pérdidas de vehículos blindados. El 24 de agosto, los houthies destruyeron dos tanques de batalla Abrams en la provincia saudita de Jizan. El 25 de agosto, en la provincia de Baida, una columna de vehículos blindados de los Emiratos Árabes Unidos fue destruida en una emboscada. Los soldados de Emirates perdieron 11 MRAP, algunos de los cuales fueron abandonados por los equipos. El 29 de agosto, dos Abrams más fueron destruidos en la misma provincia. A fines de agosto, la guerra relámpago planificada de la coalición se convirtió en un fracaso total. Los partidarios e intervencionistas de Hadi quedaron atrapados en feroces batallas en las provincias de Taiz, Marib y Baida. Se estima que se perdieron docenas de vehículos blindados. El 4 de septiembre, más de 100 combatientes murieron, incluidos 52 soldados de los Emiratos Árabes Unidos, 10 soldados saudíes y 5 ciudadanos de Bahréin, cuando el misil "Tochka-U" alcanzó un campamento militar de la coalición en Marib.
A mediados de septiembre, más de 20 vehículos blindados sauditas fueron destruidos en Marib en tres días. Las grandes pérdidas obligaron a los comandantes de la coalición a reemplazar a sus soldados con militantes de entre los partidarios de Hadi. En el mismo mes, la Fuerza Aérea de los Emiratos Árabes Unidos comenzó a proporcionar apoyo aéreo a los partidarios de Hadi, desde el territorio de Eritrea, lo que redujo significativamente el tiempo de vuelo de los ataques aéreos. Buscando reducir el costo de la campaña aérea, los líderes de los EAU prefirieron utilizar aviones de ataque ligeros AT-802U para ataques aéreos; esto es mucho más barato que emplear helicópteros de ataque Apache y cazas F-16. En octubre, un ejército sudanés llegó a Yemen, y hubo informes de mercenarios de Colombia que operan en la región.
En 2016, la guerra adquirió características de guerra de trincheras prolongada. Las fuerzas de Hadi se encontraban en medio kilómetro del área de Taiz, pero los houthis no tenían la fuerza suficiente para cortar las comunicaciones del enemigo. Las fricciones comenzaron dentro de la coalición con respecto a la continuación de la operación y el 16 de junio, los EAU redujeron su participación militar directa en el conflicto. Sin embargo, la aviación de la coalición continuó ataques aéreos contra objetivos militares y civiles en Yemen. Por su parte, los huzíes y sus aliados continuaron las incursiones en las provincias fronterizas de Arabia Saudita y los ataques con misiles contra instalaciones militares en Arabia Saudita. Esta situación fue utilizada por organizaciones terroristas como ISIS y Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). Estas organizaciones adquirieron el control de grandes áreas en el sur y este del país.
En 2017, la guerra en Yemen también tuvo características de guerra de trincheras. En mayo, el ejército sudanés intentó llevar a cabo una operación ofensiva independiente en el desierto de Midi, que terminó en la derrota completa de la fuerza sudanesa. En el otoño de 2017, los huzíes y una parte leal del ejército de Yemen emprendieron una operación ofensiva en la provincia de Taiz, lo que llevó a amargas batallas de trincheras en las que ninguno de los bandos logró un éxito decisivo. Los huzíes mantuvieron el control de las provincias occidentales del país, incluida la capital. Irán proporciona una amplia asistencia a las fuerzas anti-saudíes. Los partidarios de Hadi y los intervencionistas tienen el control sobre las provincias del sur y del este. Los militantes de AQAP e IS actúan en el norte, un ejemplo de lo cual es el ataque del ISIS en Aden en noviembre de 2017.
A fines de noviembre de 2017, la fuerza aérea de la coalición había perdido 8 aviones, principalmente por razones técnicas y al menos 14 helicópteros. Se desconoce el número total de bajas de la coalición. Sin embargo, a fines de septiembre de 2017, al menos 412 sudaneses habían sido asesinados en Yemen. Arabia Saudita perdió al menos 42 tanques durante el conflicto, las pérdidas totales de vehículos blindados superaron los 300. Los Emiratos Árabes Unidos perdieron al menos 150 vehículos blindados. Las pérdidas oficiales de las fuerzas de la coalición a comienzos de 2018 son de casi 1.300 miembros del servicio, el número total de víctimas de la coalición y sus representantes durante todo el conflicto se calcula en miles. Una guerra que se suponía que sería una victoria rápida se convirtió en un gran problema para Riyadh. A pesar de los enormes fondos,
En 2018, se estaban produciendo desarrollos militares clave en la ciudad de Aden, al norte y al este de la ciudad de Sana'a y en la costa occidental, al norte de la ciudad portuaria de Hudaydah. Además, también continuaron los enfrentamientos en la zona fronteriza entre Arabia Saudita y el resto del país.
Por ejemplo:
Del 28 de enero al 31 de enero, el Movimiento del Sur respaldado por los Emiratos Árabes Unidos se enfrentaron con las fuerzas respaldadas por Arabia leales a Hadi por el control de Aden. La violencia se detuvo después de la mediación de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. La ciudad permaneció formalmente en manos de la coalición, pero la influencia de la facción respaldada por Arabia disminuyó en el área.
El 31 de enero, las fuerzas dirigidas por la coalición capturaron la ciudad de Adén. Este avance fue presentado como una gran victoria de la coalición.
El 18 de febrero, los huzíes tendieron una emboscada a un gran convoy del ejército de los Emiratos Árabes Unidos en el distrito de Mawza, en la provincia de Taiz. Doce soldados emiratíes y varios combatientes leales a Hadi fueron asesinados, cuatro transportes blindados de personal del ejército de los Emiratos Árabes Unidos y otros cuatro vehículos de las fuerzas pro-Hadi fueron destruidos.
El 14 de marzo, las fuerzas respaldadas por la coalición capturaron las montañas Rab'ayen y al-Admagh en el distrito de Nihm de la provincia de Saana, presuntamente matando a 26 combatientes huzíes y destruyendo 3 vehículos y 2 vehículos blindados. Según los informes, más de 70 combatientes huzíes resultaron heridos y muertos en múltiples ataques de artillería en todo el distrito. El objetivo del avance era establecer un punto de apoyo para capturar el aeropuerto internacional de Saana y así prepararse para otro intento de capturar la capital yemení.
El 24 de marzo, los Houthis lanzaron una ofensiva en el distrito de Nihm matando a más de 120 combatientes respaldados por la coalición. Docenas de sus vehículos fueron supuestamente destruidos. el aeropuerto internacional de Saana, al norte de la capital yemení de Saana. Los huzíes revirtieron las ganancias de la coalición en un solo ataque rápido. El 27 de marzo, los houthis obligaron a las fuerzas respaldadas por Arabia Saudita a retirarse de algunas de sus posiciones en el área de la cordillera Yam. El intento respaldado por Arabia Saudí de avanzar sobre Sana'a falló.
El 7 de abril, los huzíes tendieron una emboscada a un batallón de la 9na División Aerotransportada de las Fuerzas Armadas de Sudán, luchando del lado de la coalición liderada por Arabia Saudí en el distrito Midi en la provincia noroccidental de Hajjah. Entre 50 y 80 combatientes sudaneses murieron y más de 100 resultaron heridos.
El 11 de abril, las fuerzas lideradas por Arabia Saudita capturaron un centro del distrito Midi. Por lo tanto, se aseguraron una parte notable de la frontera al sur de la provincia saudita de Najran. Sin embargo, esto no fue suficiente para detener los ataques transfronterizos de los Houthis.
El 25 de abril, las fuerzas de la coalición reanudaron su operación militar en la provincia suroccidental de Taiz capturando algunos puestos en el distrito de Dimnat Khadir. Sin embargo, no pudieron desarrollar el éxito inicial.
Desde principios de mayo, las fuerzas de la coalición han reanudado los intentos activos para alcanzar y capturar Hudaydah, que sigue siendo uno de los centros logísticos clave en el área de Houthi, permitiendo que el grupo reciba ayuda humanitaria para la población local. Los enfrentamientos feroces al norte de la ciudad se produjeron desde mediados de mayo hasta junio, cuando las fuerzas de la coalición fueron empujadas desde sus posiciones cerca del aeropuerto de Hudaydah. El 6 de junio, los houthis comenzaron a atacar las líneas de suministro de las fuerzas de la coalición involucradas en la operación. La situación en el área sigue siendo tensa.
La naturaleza del combate terrestre en Yemen es diferente de lo que se observó en Irak y Siria. En 2003, en Irak, la infantería estadounidense y las unidades blindadas utilizaron tácticas de rápido avance y limpieza, de una zona a otra con un tiempo de inactividad mínimo. Esto no se observó en las acciones del ejército saudí. Por el contrario, había una incompetencia evidente del personal y una incapacidad del comando para usar las fuerzas y los medios disponibles. Varios testigos presenciales testificaron que el liderazgo del ejército saudita estaba involucrado en resolver peleas personales en lugar de organizar y planificar operaciones. Los comandantes de la coalición saudita cometieron una serie de errores significativos en el uso de vehículos blindados durante las operaciones ofensivas en el verano y el otoño de 2015. Vehículos BMP y BTR con armadura ligera, destinados al transporte de personal,
La apoteosis de la falta de profesionalismo de la coalición fue el uso de MRAP, que se convirtió en uno de los símbolos de las empresas yemeníes del reino.
Los MRAP que se usaban con frecuencia en Yemen, poseían una buena protección antiminas, pero carecían por completo de protección contra el fuego de las armas antitanque. Los sauditas trataron de compensar el bajo entrenamiento y la baja moral de su infantería utilizando una gran cantidad de vehículos blindados. El resultado fue una pérdida masiva de estos vehículos. Los MRAP fueron destruidos por fuego de ATGM, RPG y ametralladoras pesadas. A menudo, las tripulaciones de estos vehículos fueron vistas huyendo del campo de batalla. El equipo diseñado para patrullar el terreno y transferir personal en una guerra contrapartida resultó ser inútil. Los Houthis generalmente destruían los vehículos de MRAP abandonados. No tenían suficiente material o soporte técnico requerido para la reparación. Errores similares fueron cometidos por la coalición saudí con el uso de vehículos pesados ​​blindados.
Es casi seguro que en el futuro, la guerra en Yemen se volverá cada vez más partidista. Hay varias razones para esto. El movimiento Ansar Allah está bajo un bloqueo y no tiene suficientes reservas para una ofensiva a gran escala hacia el sur y este del país. A su vez, las fuerzas de la coalición incurrieron en pérdidas innecesariamente altas y experimentaron problemas con la motivación y la moral de sus propias fuerzas armadas.
Los Houthis y los partidarios de Saleh tienen una ventaja en la experiencia de combate y la capacitación de su personal. Un número significativo de oficiales yemeníes fue previamente entrenado por especialistas soviéticos. Además, los asesores iraníes también desempeñaron un papel importante en la asistencia a las fuerzas anti-sauditas.
Guerra de misiles
Hasta principios de la década de 1990, la República Árabe del Yemen (YAR) y la República Democrática Popular del Yemen, comúnmente conocida como Yemen del Sur, habían comprado activamente los sistemas de misiles soviéticos 9K72 (SCUD) y 9K79 (Scarab), que fueron ampliamente utilizados durante el 1994 guerra civil. A mediados de la década de 2000, el ejército yemení tenía cuatro brigadas de artillería, una de las cuales estaba equipada con artillería de campaña, y tres: las 1.º, 26.º y 89.º brigadas de artillería, estaban equipadas con sistemas de misiles operacionales tácticos. Las tres brigadas eran parte de la Guardia Republicana Yemení. Su tarea principal era proteger la capital de Sana'a. A principios de la década de 2000, el ejército yemení retiró los sistemas de cohetes de artillería de corto alcance Luna-M y los reemplazó con misiles balísticos tácticos Hwasong-6, que fueron adquiridos de Corea del Norte. Pyongyang también ayudó en la organización de servicios de misiles y en la capacitación necesaria del personal. Sin embargo, bajo la presión de los EE. UU., Desde 2003, la cooperación de las partes ha terminado. Según los datos proporcionados al Congreso de Estados Unidos, 24 complejos "Tochka" y 18 "Scud" estaban en servicio en Yemen, así como algunas reservas que les pertenecían en 2004. Según el centro analítico estadounidense "Jamestown Foundation", en la década de 2000, el El gobierno de Yemen compró 45 sistemas de misiles Hwasong-6 del norte. En la década de 2000, Irán fue responsable de suministrar a Yemen sistemas de misiles y misiles. Sus misiles son compatibles con lanzadores soviéticos y norcoreanos como SCUD (por ejemplo, "Shehab-2"). Además, son aún más poderosos y de largo alcance que sus homólogos soviéticos y coreanos. Sin embargo, en este momento, Irán no tiene la oportunidad de suministrar a sus aliados huzíes nuevos misiles. El bloqueo naval hace que sea casi imposible entregar armas a gran escala a Yemen. Tal vez la producción de estos misiles o su ensamblaje parcial a partir de los componentes suministrados previamente ya esté establecida en el propio Yemen.
Desde el comienzo de la operación de la coalición árabe en Yemen, Arabia Saudita y sus aliados trataron de destruir reservas de armas pesadas y misiles balísticos. Sin embargo, este objetivo no se logró del todo. Las unidades de los militares yemeníes, que se unieron con los houthis, lograron retener la mayor parte de los sistemas de misiles móviles y las reservas de cohetes, lo que les permitió lanzar ataques con misiles sobre Arabia Saudita.
Por ejemplo:
En octubre de 2016, se informó que un misil balístico yemení fue interceptado en el área de La Meca. En ese momento, los yemeníes estaban apuntando a un aeropuerto cerca de la ciudad de Jeddah. También se lanzó un cohete en la base aérea King Fahd.
En mayo de 2017, los huzíes conmemoró la visita del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a Riyadh con el lanzamiento de un misil Burkan-2. Cayó en las cercanías de la capital saudita. Anteriormente, los yemeníes llevaron a cabo dos ataques con misiles más en dirección a Riyadh. También se realizó una huelga en la base aérea del Rey Salman en mayo de 2017.
El 22 de julio de 2017, los Houthis publicaron un video del lanzamiento del misil balístico Burkan-2 en la refinería saudí en la ciudad de Yanbu. Se informó que este misil voló unos 930 kilómetros, que es la distancia más larga que ha recorrido un misil Houthi. Los huzíes dijeron que el misil incidió en una refinería de petróleo, sin embargo, representantes de Arabia Saudita dijeron que después de que el incendio se extinguiera, la empresa continuó operando normalmente.
El 4 de noviembre de 2017, las fuerzas de defensa aéreas sauditas interceptaron un misil balístico disparado desde Yemen al noreste de Riad. En respuesta, el Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, dijo que los supuestos suministros de misiles a los huzíes de Irán fueron un acto de agresión militar.
Desde el inicio de 2018 ha habido un aumento en el número de lanzamientos de misiles por parte de las fuerzas lideradas por los Houthi. Los lanzamientos fueron particularmente numerosos en marzo-abril de este año.
El 22 de marzo, las fuerzas yemeníes que son leales a los houthis, anunciaron en un comunicado oficial, que probaron un nuevo misil balístico de corto alcance llamado Badr-1. Según el comunicado, una instalación petrolera clave de la compañía petrolera Saudi Aramco en la provincia sureña de Najran fue atacada con éxito. Las fuerzas yemeníes dijeron que el Badr-1 es un misil balístico de combustible sólido con una velocidad de hasta 4.5 Mach y alta precisión. Sin embargo, las imágenes disponibles permiten concluir que es un cohete de artillería de combustible sólido, no un misil balístico. El Badr-1 probablemente sea una copia del cohete de artillería Fajr-3 iraní, ya que ambos cohetes parecen tener un diámetro y una longitud similares. El alcance del Fajr-3 es más de 43 km. Esto es más que suficiente para atacar la provincia de Najran desde las áreas controladas por los huzíes en el norte de Yemen.
Con motivo del tercer aniversario de la operación militar de la coalición liderada por Arabia Saudita, las fuerzas Houthi lanzaron siete misiles de diversos tipos, durante la noche de marzo, 25 de º a 26 º en los aeropuertos de Riad, Abhi, Jizan y Najran. El misil Burkan-H2 fue lanzado en Riyadh. Los misiles Qaher-M2 (misiles de defensa aérea S-75 modificados) se emplearon contra otros objetivos. Las fuerzas de defensa aérea saudíes interceptaron los misiles mediante un lanzamiento masivo de misiles antiaéreos Patriot. Sin embargo, a juzgar por la evidencia en video, al menos dos misiles antiaéreos funcionaron mal: uno explotó casi inmediatamente después de su lanzamiento, el otro perdió su curso y cayó al suelo.
El 8 de abril, las Fuerzas de Misiles Yemeníes lanzaron un misil Badr-1 en una estación de radar en las afueras de la ciudad de Khamis Mushait en la provincia de Asir. El 9 de abril, lanzaron un misil Zelzal-2 en la base militar de Nahouqa en la provincia de Narjan. El 10 de abril, se lanzó un misil balístico Badr-1 en una instalación militar en la provincia de Najran. El 11 de abril, se lanzó un misil Burkan-H2 hacia la capital saudita y se lanzó un Badr-1 a una de las regiones fronterizas de Arabia Saudita. El misil Burkan-H2 alcanzó su objetivo y cayó en una de las áreas habitadas de la ciudad. El mismo día, los Houthis llevaron a cabo exitosas huelgas en el aeropuerto de Abha en la provincia de Asir y en las instalaciones de la compañía saudita Aramco en la provincia de Jizan utilizando los UAV suicidas Qasif-1.
El 17 de abril, las Fuerzas de Misiles Yemeníes lanzaron un cohete Badr-1 en una central eléctrica en la provincia de Najran. El cohete fue interceptado por los militares sauditas, según fuentes saudíes.
El 23 de abril, los houthis lanzaron dos cohetes Bader-1 en instalaciones petroleras pertenecientes a Aramco en Jizan.
El 28 de abril, los houthis lanzaron al menos 8 cohetes balísticos Badr-1 contra "objetivos económicos y vitales" en Jizan. Sin embargo, no se proporcionaron detalles.
El bloqueo naval junto con un déficit de recursos materiales obligaron a los huzíes a desarrollar una respuesta asimétrica a la coalición. Por lo tanto, los Houthis rediseñaron misiles antiaéreos desde sistemas de defensa aérea hasta misiles balísticos de corto alcance. Esto tenía sentido dado que el sistema de defensa aérea del país dejó de funcionar, pero el stock de misiles que contenía permaneció. Los misiles más adecuados fueron grandes misiles antiaéreos. Tienen núcleos potentes con motores de alto empuje. Su motor funciona solo en la sección dispersa y luego el misil va a lo largo de la curva balística como un proyectil de artillería. Los misiles antiaéreos de los sistemas de defensa antiaérea S-75 a este respecto son una opción ideal.
En diciembre de 2015 se mostró el misil balístico Qaher-1. Se origina a partir de misiles de los sistemas de defensa aérea S-75. También se anunció su lanzamiento en la base aérea de Saudi Khalid Bin Abdul Aziz. Es difícil juzgar los parámetros específicos de este misil casero, pero puede entregar una ojiva que pesa 200-250 kg a un rango de 100-250 kilómetros.
Acciones de los Houthis contra las fuerzas aéreas y navales de la coalición
Espacio aéreo
Antes de la intervención, Yemen tenía alrededor de 80 aviones de combate, de los cuales los más modernos eran MiG-29. Había alrededor de 20 de ellos y la mayoría se almacenaban en la base aérea de Al-Dailami (cerca del aeropuerto internacional de Sana'a). Un pequeño destacamento de estos aviones también estaba estacionado en Al-Anad. Durante las primeras semanas de la campaña de 2015, la Fuerza Aérea Yemení fue eliminada, incluidos los refugios en los que estaban estacionados los cazas MiG-29.
La única forma posible de contrarrestar la agresión era el uso de armas antiaéreas, armas antiaéreas autopropulsadas y MANPAD. Antes del inicio de la agresión de la coalición, la Defensa Aérea Yemení tenía 20 sistemas de misiles STRELA-1, 200 a 360 misiles STRELA-2, hasta 120 cañones antiaéreos autopropulsados ​​(de 20 a 34 M163 estadounidenses (6 × 20 mm) ), hasta 89 Shilkas soviéticos (4 × 23 mm)), hasta 500 armas antiaéreas (52 M167 estadounidenses (20 mm), de 100 a 200 ZU-23-2 soviéticas (23 mm), hasta 150 unidades de 61-K (37 mm), hasta 120 unidades de C-60 (57 mm), hasta 40 unidades de KS-12 (85 mm)). Una gran parte de este arsenal cayó en manos de los partidarios del movimiento Ansar Allah.
Yemen tenía hasta 4 baterías (hasta 40 lanzadores) de sistemas de defensa aérea soviéticos S-75, 2 baterías (hasta 8 lanzadores) de sistemas de defensa aérea S-125 y un número desconocido de sistemas de defensa aérea Kub. Algunos de ellos perdieron su capacidad operativa incluso antes del estallido de las hostilidades. Una gran parte de los complejos estacionarios y las posiciones de los equipos de ingeniería de radio se pusieron fuera de servicio durante los ataques aéreos iniciales. A pesar de esto, las unidades de defensa aérea yemeníes, aunque usan métodos tácticos y de camuflaje, continúan infligiendo pérdidas en la fuerza aérea de la coalición.
Además de los misiles y los sistemas de defensa antiaérea, el movimiento utiliza una reserva de misiles destinados a ser lanzados desde aviones de combate. El 21 de marzo de 2018, un misil aire-aire R-27, lanzado desde un lanzador terrestre en la provincia de Sa'ada, fue utilizado con éxito contra un avión de combate de la coalición saudí. El 26 de marzo, los Houthis usaron misiles aire-aire R-27T desde los lanzadores terrestres. Se dijo que los lanzamientos se llevaron a cabo en dos aviones F-16 UAE, pero esta vez, los misiles no alcanzaron sus objetivos.
En agosto de 2017, la coalición árabe publicó un memorando, reconociendo oficialmente que desde el 26 de mayo de 2015 perdió 10 aviones: 4 eran de los Emiratos Árabes Unidos, 3 de Arabia Saudita, uno de Bahrein, uno de Jordania y uno de Marruecos. Sin embargo, el memorando de agosto de 2017 subestima significativamente las pérdidas de la coalición.
La cronología oficial de las pérdidas de la coalición desde el comienzo de la intervención liderada por Arabia es la siguiente:
20 de mayo de 2015: un avión F-16 de la Fuerza Aérea Morroco fue derribado, el piloto murió;
22 de agosto de 2015: un helicóptero Apache de la Fuerza Aérea Sauudi fue derribado con MANPAD, ambos miembros de la tripulación murieron;
30 de diciembre de 2015: un avión F-16 de la Fuerza Aérea de Bahrein se perdió debido a un "mal funcionamiento técnico" en Jizan;
14 de marzo de 2016 - la Fuerza Aérea de los EAU perdió un jet Mirage-2000-9 al sur de Adén, ambos pilotos murieron;
12 de junio de 2016: un helicóptero de los Emiratos Árabes Unidos fue derribado sobre el mar cerca del puerto de Mocha;
13 de junio de 2016: se perdió un helicóptero de los Emiratos Árabes Unidos cerca de Aden;
25 de junio de 2016 - un helicóptero Apache de la Fuerza Aérea de Sauudi fue derribado (presuntamente se estrelló debido al clima) sobre la provincia de Marib, ambos pilotos murieron.
24 de febrero de 2017: un caza F-16 de la Real Fuerza Aérea Jordana se perdió en la provincia de Najran;
18 de abril de 2017: un helicóptero Black Hawk de la Fuerza Aérea Saudita fue derribado en Marib;
11 de agosto de 2017 - un helicóptero de la Fuerza Aérea de los Emiratos Árabes Unidos se estrelló, 4 miembros de la tripulación murieron.
Luchando en el mar
Las operaciones militares navales se reducen a un bloqueo marítimo y al bombardeo de la costa yemení por las fuerzas de la coalición. Los huzíes toman represalias con misiles antibuque contra la Armada de los países de la coalición.
El 7 de octubre de 2015, las Fuerzas de Defensa Costera yemeníes (YCDF) golpearon una nave de la coalición saudí con un PKR "P-20" o su equivalente de producción china o iraní. Poco después de que un barco en llamas y hundido llegara a la orilla. Resulta que el blanco fue el petrolero saudita Boraida con un desplazamiento de 11.200 toneladas
El 10 de octubre, el YCDF lanzó un misil en una corbeta clase Baynunah, perteneciente a la Armada de los EAU, con un desplazamiento de 630 toneladas. El misil golpeó su objetivo y el barco se hundió.
El 10 de octubre, el YCDF lanzó un misil en una fragata clase La Fayette de la Armada Saudita, Al Damman. Su desplazamiento es de 4.650 toneladas. El misil alcanzó su objetivo y el barco se dañó. Según algunos informes, más tarde se hundió.
El 10 de octubre, el YCDF lanzó un misil en una corbeta clase Baynunah, perteneciente a la Armada de los EAU, con un desplazamiento de 630 toneladas. El misil alcanzó exitosamente su objetivo.
El 7 de noviembre, el YCDF lanzó un misil contra lo que parece ser un barco de la Guardia Saudita que transportaba un helicóptero. El misil destruyó el objetivo.
El 8 de noviembre, el YCDF lanzó un misil contra la cañonera de las fuerzas de la coalición, que estaba bombardeando la costa.
El 15 de noviembre, varios misiles fueron lanzados en una cañonera bombardeando la costa. Se informa que un misil alcanzó el objetivo y el barco se dañó. El objetivo se identifica como una fragata de clase Zulfiquar con el número 254, lo que da motivos para concluir que es el Aslat.
El 24 de noviembre, se lanzó un misil en el barco de la coalición liderada por Arabia Saudita. El misil golpeó su objetivo dando como resultado una gran explosión en el barco.
El 5 de diciembre, el YCDF informó que hundió otro barco de batalla de la coalición liderada por Arabia Saudita. Un misil golpeó una corbeta de la clase Baynunah y la hundió.
El 16 de diciembre, el YCDF lanzó un misil contra otro acorazado de la coalición liderada por Arabia Saudita, que se hundió o dañó.
En 2015, los yemeníes utilizaron activa y exitosamente misiles antibuque de clase PK-20 o su análogo de producción china o iraní para causar daños significativos a las fuerzas navales de la coalición saudita. 2015 fue el año de mayor intensidad de operaciones militares en el mar. Además de 10 naves de batalla hundidas y dañadas de la coalición, las fuerzas dirigidas por Houthi dañaron numerosos buques de apoyo, barcazas, buques tanque y otros buques. En los próximos años, la intensidad de las operaciones militares en el mar disminuyó. Debido a pérdidas significativas, la coalición se vio obligada a limitar el uso de sus fuerzas navales. En cuanto a los Houthis, la gran cantidad de lanzamientos probablemente agotó su arsenal de misiles.
A pesar de esto, continuó una acción militar en el mar. El 2 de octubre de 2016, los Houthis, con la ayuda de un misil C-802 chino, destruyeron el catamarán híbrido HSV-2 Swift, que fue alquilado por los EAU de los EE. UU. Este buque fue utilizado en interés de la coalición árabe.
El 9 de octubre, el 12 de octubre y el 15 de octubre de 2016, un atacante Arleigh Burke de la Armada de los Estados Unidos, el USS Mason (número de la junta 87), que poseía un armamento de misiles guiados, fue atacado. En todos los casos, S-802A fabricado en China misiles antibuque o sus contrapartes directas de la producción iraní, Nur, no alcanzaron sus objetivos. El bajo poder de radar de los sistemas de guía en tierra y el uso activo de activos de guerra electrónica por parte de la tripulación del USS Mason fueron probablemente las principales razones detrás de este escenario. Quizás el objetivo principal de estos ataques fue sondear los sistemas de protección del destructor.
El 30 de enero de 2017, los Houthis atacaron la fragata Al Madinah de la Armada Saudita en la costa occidental de Yemen. Una fuerte explosión se produjo. Según datos oficiales, dos miembros de la tripulación fueron asesinados y tres resultaron heridos.
El 3 de abril de 2018 un petrolero saudí fue atacado con un misil antibuque en aguas internacionales al sur de la provincia de Hodeida. El barco recibió solo un daño menor y continuó su curso.
Es difícil confirmar cuántos objetivos se hundieron. El grado de daños es diferente, e incluso los barcos que reciben daños severos pueden ser restaurados. Por otro lado, la armada de la coalición sufrió inequívocamente pérdidas irremplazables. Tal vez esta fue la razón por la cual la Armada Saudita ordenó a España la entrega de 5 nuevas corbetas de la clase Avante 2200. El contrato fue valorado en 3.3 mil millones.
Situación humanitaria en Yemen
Una larga guerra civil, complicada por la intervención externa, llevó a Yemen a una catástrofe humanitaria. Según el Centro de Derechos Humanos y Desarrollo de Yemen, en la primavera de 2015, más de 10.000 civiles murieron como resultado de los ataques aéreos de la coalición. Según estimaciones de la ONU, tres cuartas partes de la población de Yemen, 22,2 millones de personas, necesitan asistencia humanitaria.
Durante la guerra, Yemen se convirtió en la zona más grande para desastres humanitarios en el mundo. En vísperas de la intervención, el país dependía en un 90% de la importación de medicamentos y alimentos. En la actualidad es el centro más grande de cólera en el planeta. 700,000 personas están infectadas con cólera, 44% de todos los casos nuevos en el mundo y 32% de aquellos que mueren de cólera en los últimos meses se registran entre niños menores de 15 años. En diciembre de 2017, un avión fletado de UNICEF entregó alrededor de seis millones de dosis de la vacuna antidiftérica a Sana'a. Esto sugiere que, además de la epidemia de cólera, la ONU también teme los brotes de difteria.
Nueve millones de personas están en el punto de morir de hambre. 400,000 niños ya sufren de desnutrición aguda. Al menos 14.8 millones de personas no tienen acceso a asistencia médica. Después de la introducción del bloqueo, la harina de trigo en Yemen aumentó en un 30%, el precio del combustible se duplicó. En algunas áreas, el agua potable cuesta 600 veces más de lo que era antes del bloqueo. El país tiene una alta tasa de mortalidad infantil por hambre y cólera.
Expertos de la ONU en derechos humanos llegaron a la conclusión de que una de las causas de la grave catástrofe humanitaria en Yemen fue el bloqueo aéreo y marítimo de la coalición. Como resultado de este bloqueo, el trabajo de los puertos marítimos estaba desorganizado, las importaciones de alimentos, combustible y medicinas fueron interrumpidas. Los retrasos injustificados en la emisión de permisos para la entrada de buques en los puertos yemeníes o la denegación de tales entradas se convirtieron en práctica habitual de las fuerzas de la coalición.
4. Propaganda
El movimiento Ansar Allah ha desarrollado su propia estrategia de medios para difundir sus ideas. Esta estrategia toma en gran parte las ideas del Hezbolá libanés. Consiste en el lanzamiento de noticias, videos, difusión de información a través de periódicos y foros en redes sociales. Al igual que los medios de Hezbollah, los medios de comunicación de Ansar Allah son de naturaleza religiosa y se centran en combatir la invasión estadounidense y saudita. Abdul-Malik al-Houthi, el actual líder del movimiento, pronuncia discursos muy similares a los del Secretario General de Hezbollah, Hassan Nasrallah.
En 2011, el movimiento lanzó su canal de televisión satelital oficial, Al-Masirah. El canal tiene dos oficinas: una en el suburbio sur de la capital libanesa, Beirut, y otra en la capital yemení. Dos estaciones de canales de radio locales en Sana'a: al-Masira Radio y Sam FM. Hay estaciones de radio adicionales en otras provincias de Yemen. El enfoque principal del movimiento es la prensa escrita, dado que un número significativo de yemeníes no tiene acceso a la televisión debido a la lucha continua y el bloqueo. Ansar Allah tiene hasta 25 periódicos impresos y electrónicos que difunden las ideas del movimiento. Las publicaciones de Al-Masira, Al-Masar, Al-Hawiya y Al-Diyar son importantes para mencionar, con Al-Masar mobile y Al-Masira mobile siendo algunos de los servicios de noticias electrónicas más importantes. El movimiento controla parte de los medios estatales, incluyendo la agencia estatal de noticias SABA y alrededor de una docena de redes de medios regionales. Algunos grupos de activistas independientes o semiindependientes también apoyan el movimiento. Uno de los grupos más populares es la Ira de Yemen.
Los Houthis son muy activos en la producción de informes de video desde puntos directos de combate. Este video es la base del contenido sobre el conflicto en Internet, pero está estrictamente censurado en los principales sitios de redes sociales como YouTube, Facebook, Twitter, etc., lo que dificulta su distribución.
Las razones para la censura incluyen la demostración regular de cadáveres, principalmente de los soldados de la coalición, el naturalismo excesivo y la falta de difusión en inglés. Recientemente ha habido una mejora en la calidad del contenido de video producido. Los videos anteriores solo mostraban escenas del campo de batalla, ahora los videos frecuentemente cuentan con voz en off y animación.
La propaganda de Ansar Allah usa terminología establecida, donde los partidarios fallecidos del movimiento se representan como mártires y los combatientes activos se representan como mujahideens. El movimiento usa activamente graffiti y pancartas en los edificios para difundir sus mensajes en las calles. Estos a menudo incluyen consignas y Suras del Corán, las declaraciones del Profeta y citas del fundador del movimiento Houthi.
Ansar Allah creó una serie de bandas que interpretan canciones tradicionales de montaña en al-Zamel, que se encuentra en el norte del país. Su música glorifica diferentes tribus, guerra, coraje y fe. Estas canciones coinciden de muchas maneras con el tono, el ritmo y la técnica de las canciones de Hezbolá, ya que usan las connotaciones religiosas asociadas con la jihad. Se transmiten por televisión y estaciones de radio pertenecientes a los Houthies en áreas bajo su control, especialmente cerca de la línea de frente. Los Houthis también usan autos con parlantes que conducen a través de áreas densamente pobladas y calles de Yemen.
5. Fuentes de ingresos y financiamiento
Actualmente, la mayor parte del financiamiento externo proviene de Irán y de la diáspora yemení en el exterior. A principios de 2010, alrededor de 1,5 a 2 millones de yemeníes vivían fuera del país, principalmente en los países productores de petróleo del Golfo Pérsico (alrededor de 800 mil en Arabia Saudita), así como en Djibouti e Indonesia. Existen pequeñas diásporas yemeníes en el Reino Unido (la más grande se encuentra en Europa occidental, hasta 80,000 personas), los Estados Unidos y Canadá. Según fuentes del gobierno yemenita, se aportaron hasta 4 mil millones anuales de trabajadores extranjeros solo de Arabia Saudita. Sin embargo, con el comienzo del conflicto, el flujo de dinero se ha secado. Incluso antes de que estallaran las hostilidades contra los houthis en 2013, la mayoría de los trabajadores de Yemen fueron deportados por los líderes sauditas y actualmente la cantidad de trabajadores de Yemen es mínima.
Varios expertos creen que la asistencia financiera de Irán no supera los 10-20 millones de dólares al año. Cabe señalar que la capacidad de la República Islámica para proporcionar asistencia a Yemen es ahora limitada, ya que Irán también está proporcionando asistencia financiera, armas y personal a Hezbolá, así como a las milicias chiítas en Siria e Irak. Además, Yemen se encuentra actualmente bajo un bloqueo marítimo y terrestre. Por lo tanto, las posibilidades de ayudar a los Houthis son muy limitadas. Varias naves iraníes capturadas por las fuerzas de la coalición en 2014 contenían cohetes para múltiples lanzadores de cohetes, MANPADS, lanzagranadas RPG-7, explosivos, cartuchos, armas pequeñas y dispositivos de visión nocturna de fabricación iraní. Por lo tanto, se puede concluir que el movimiento prefiere recibir asistencia en especie,
Después de la toma de Sana'a y la deposición del gobierno de Hadi, casi todas las propiedades portátiles y estacionarias del partido islamista "al-Isla" fueron confiscadas. La entrada de los houthis a la capital fue tan rápida que ni los representantes de "al-Isla" ni los miembros del gobierno del presidente Hadi tuvieron tiempo de eliminar u ocultar sus finanzas u objetos de valor como joyas. Varias toneladas de oro en lingotes fueron confiscadas en las casas de varios funcionarios de alto rango del partido de "al-Isla". Además, los Houthis adquirieron las tenencias del Banco Central.
Sin embargo, todo esto sucedió durante la primera etapa del conflicto. La guerra duró varios años y los recursos, como las tenencias del banco central, ahora están agotados. Los huzíes fueron aislados de los principales yacimientos de petróleo en el sur y en Ma'rib. Actualmente, las fuentes de financiación de los Houthis son limitadas. Las principales fuentes de financiamiento provienen del interior del país. Según algunos datos, la administración de los huzíes gravaba el comercio mayorista minorista y casi totalmente monopolizado en el país.
6. Relaciones con jugadores locales y rol en el Medio Oriente
Saleh y sus fuerzas
Las relaciones entre los houthis y el fallecido presidente Saleh pueden caracterizarse como paradójicas. Como descendiente de la tribu Sanhan, que era parte de la coalición más poderosa de Yemen, Ali Abdullah Saleh pudo mantener relaciones más o menos pacíficas entre los diversos grupos tribales en la República Árabe Yemenita (YAR) antes de su unificación con el República Democrática Popular de Yemen (Yemen del Sur) en 1990. Saleh fue anteriormente el presidente del YAR y expresó su apoyo a los EE. UU. Después de los sucesos del 11 de septiembre de 2011. En ese momento, las acciones de EE. UU. En Afganistán e Irak llevaron a una aguda La visión de los EE. UU. entre la población de Yemen y la popularidad del presidente cayeron en picado, tanto entre los suníes como entre los chiíes Zaidis.
El asesinato del líder de los huzíes, Hussein Badreddin al-Houthi, en 2004 condujo a un enfrentamiento directo entre los houthis y el entonces presidente interino, lo que provocó inestabilidad política y una serie de conflictos armados internos, que finalizaron en 2010. Después El derrocamiento de Saleh en 2011, el lugar del presidente fue ocupado por su adjunto Hadi, que en realidad es un títere de Arabia Saudita. El posterior diálogo político entre las fuerzas opositoras no condujo a resultados tangibles. Para 2014, el proceso político se estancó y las partes se volvieron a enfrentar a la confrontación armada. En septiembre del mismo año, los houthis obligaron a Hadi a huir de Sana'a. En esta fase del conflicto, Saleh y sus partidarios se aliaron con los houthis.
Este estado de cosas no complació a Arabia Saudita. Un grupo de nueve países bajo el liderazgo saudí lanzó una campaña militar contra Yemen. El conflicto se demoró. Siendo un político experimentado, Saleh decidió volver a tomar el asunto en sus propias manos y se volvió contra los Houthis. "Los ciudadanos yemeníes han intentado tolerar la imprudencia de los huzíes en los últimos dos años y medio, pero no puedo. Pido a los hermanos de los países vecinos que detengan la agresión, que levanten el bloqueo. Pasemos esta página ". Saleh dijo en un discurso televisado el 2 de diciembre de 2017. Con esta declaración, enfureció a todos los lados del conflicto. El 4 de diciembre de 2017, su coche fue golpeado por un lanzagranadas y Saleh murió. Después de su muerte, una parte más pequeña de sus partidarios se unió a la coalición y las fuerzas pro-Hadi, mientras que una gran parte de ellos reconoció el poder de los huzíes como legítimo. También se sabe que Saleh tiene un hijo, Ahmed, que ahora reside en los EAU. Es probable que la coalición pueda declararlo como un gobernante legítimo de Yemen.
El movimiento del sur
El Movimiento del Sur conocido como al-Hirak es un movimiento popular para el restablecimiento de la ex República Popular Democrática de Yemen. Al-Hirak - es la fuerza principal en el sur del país, una coalición de diferentes partidos, grupos y tribus. Tiene dos ramas: una rama moderada, que busca la autonomía dentro de un solo estado, y una rama radical dirigida por el ex líder socialista Ali Salem al-Beidh. El movimiento se activó en 2007.
Durante más de 120 años, el sur de Yemen fue una colonia británica. Después de adquirir independencia, la región eligió convertirse en un estado social. Como resultado, el estado de derecho, un sistema de salud gratuita, educación y bienestar social, era el orgullo del sur de Yemen. Después de la unificación, el nivel de vida cayó bruscamente, causando descontento entre la población del sur del país. Mucha gente en Aden habla idiomas extranjeros o tiene educación técnica en comparación con aquellos que viven en el norte de Yemen.
Hasta hace poco, las relaciones entre las partes se complicaron por una alianza del Movimiento del Sur con el presidente pro Saudita Hadi. Gracias a esta alianza, el Movimiento del Sur recibió asistencia militar y financiera de la coalición. En enero de 2018, hubo un desacuerdo entre los aliados. Los partidarios de Hadi y las fuerzas del Movimiento del Sur entraron en enfrentamientos.
En esta situación, los desacuerdos entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se hicieron evidentes. Dubai no está de acuerdo con el papel que Arabia Saudita le asigna en la región. El liderazgo político de los EAU decidió hacer un movimiento independiente, apoyando al Movimiento del Sur, a través del cual puede apoyar sus propios intereses en la región. Por un lado, el conflicto entre el Movimiento del Sur y los partidarios de Hadi ayuda a los huzíes ya que los antiguos aliados se convirtieron en enemigos. Por otro lado, un nuevo jugador, los Emiratos Árabes Unidos, ingresó a la arena.
Gobierno de Hadi
Cuando el presidente Saleh se vio obligado a renunciar, Hadi se convirtió en su sucesor. Hadi ganó las primeras elecciones presidenciales, siendo el único candidato y teniendo un control administrativo ilimitado. Sin embargo, no pudo llevar a cabo reformas políticas urgentes y mantener el poder. Fue visto críticamente por la mayoría de las personas en el sur y el norte del país. Durante la ofensiva Houthi, Hadi huyó al sur a Adén, y los territorios leales a él se rindieron uno tras otro. Aden fue la única fuente de resistencia donde los sureños lucharon contra los houthis. Tras detener a los huzíes en Aden, el Movimiento del Sur, con el apoyo de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, ocupó más tarde casi todo el territorio del antiguo Yemen del Sur, después de lo cual, el frente se congeló. Los yemeníes mal armados del norte no pudieron derrotar a los yemeníes en el sur,
Los soldados de Hadi y sus aliados sauditas no pudieron romper la resistencia de los houthis fuera del sur de Yemen. A su vez, los partidarios del presidente Hadi no necesitaban a Sana'a. Estaban más preocupados por establecer el control de Adén y lo que tenía que hacerse con el territorio que fue capturado de los houthis, donde el Movimiento del Sur estaba ganando fuerza.
Irán, Hezbollah y los países de la "Media Luna Shia"
La base de la interacción entre Irán, Hezbollah y los houthis radica en el campo de la información y la propaganda, así como en la cooperación técnico-militar. Los houthis aprovechan la experiencia de Hezbollah en el campo de los medios de comunicación y utilizan los recursos de información del movimiento libanés para promover sus propios intereses. Irán ayuda en el suministro de armas y proporciona especialistas técnicos y asesores militares de miembros de Hezbollah y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.
Hoy en día, se está formando un bloque de movimientos, organizaciones y estados ideológicos y socialmente similares en el territorio que se extiende desde el Levante hasta el Golfo Pérsico, es decir, en el territorio de Líbano, Siria, Irak e Irán.
Es probable que los miembros de este bloque parezcan esforzarse por alcanzar los siguientes objetivos:
Mantener la integridad territorial y la soberanía de sus países.
El establecimiento de una cooperación a gran escala en el campo de la defensa y la seguridad contra las amenazas del extremismo islámico y la agresiva política exterior de Israel y EE. UU.
Desarrollo de una perspectiva política común que permita mejorar la calidad de la cooperación en diversas industrias.
Este bloque, de una forma u otra, incluye al Yemen moderno. El papel actual de Yemen y el movimiento Ansar Allah es restringir la expansión y limitar la posibilidad de una política exterior activa en Oriente Medio por parte de las monarquías pro occidentales del Golfo Pérsico. Las monarquías se ven obligadas a desviar recursos a operaciones en Yemen. Esto socava su economía y la moral de las fuerzas armadas.
Arabia Saudita
Las relaciones entre Yemen y Arabia Saudita siguen siendo extremadamente tensas y lo han sido durante un largo período de tiempo. Las razones del enfrentamiento se encuentran en la historia, la cultura y la interacción de las diversas tribus y pueblos de la Península Arábiga.
Por ejemplo, en la primera mitad del siglo XX, había tres distritos de población predominantemente zaidi-chiita e ismaelita, Asir, Najran y Jizan, ocupados por tropas sauditas. Las hostilidades en las que fue derrotado Yemen cesaron después de la firma del Tratado de Taif (23 de junio de 1934). A través de él, Arabia Saudí obtuvo el reconocimiento del gobierno yemení de su control de Asir, Jizan y partes de Najran. Los huzíes creen que las provincias ocupadas y las tribus que residen allí deben regresar a Yemen. El movimiento Ahrar al-Najran opera en la provincia de Najran. Representa la independencia del reino. El movimiento surgió después de que Riad violó tratados previos entre el reino y las tribus durante las operaciones sauditas contra el vecino del sur.
Los chiítas que viven en las áreas de Asir, Najran y Jizan, que ahora pertenecen a Arabia Saudita, constituyen una gran parte de la población, pero no tienen los mismos derechos que la mayoría suní. Esta situación de tensión empeoró cuando en marzo y noviembre de 2011 los chiítas de Arabia Saudita celebraron mítines, que fueron brutalmente dispersados ​​por las autoridades. En enero de 2016, las autoridades del reino ejecutaron a un prominente predicador chiita, Nimr al-Nimr, y a 46 de sus seguidores, provocando una nueva escalada entre sunitas y chiítas.
El patrón de comportamiento observado del régimen saudí contra Yemen probablemente se basa en los riesgos asociados con la rebelión chiita por la secesión de Arabia Saudita. Un escenario similar fue considerado por el New York Times en 2013 cuando publicaron un mapa del reino, dividido en 5 estados. Este mapa fue hecho sobre la base del asentamiento geográfico de las tribus.
El escenario involucra la creación de un nuevo estado: el este de Arabia, a lo largo de la costa del Estrecho de Hormuz. La región de Hejaz pertenecerá a Western Arabia. Las tierras que bordean Yemen fueron representadas bajo el sur de Arabia. Parte de las regiones del norte del país se transfirieron al norte de Arabia, y la Arabia Saudita actual quedó con la parte central del país con la capital de Riad, que se convertiría en la nueva capital del Wahabistan.
Esto puede explicar por qué el país está peleando con los Houthis por tanto tiempo y con tanta terquedad, ignorando la pérdida de personas y recursos. El reino está librando una guerra para mantener su existencia actual. Otra razón para la intervención del reino en el conflicto yemení radica en el factor logístico que tiene que ver con el petróleo. Yemen contiene el puerto petrolero de Aden, que es la clave del tránsito de hidrocarburos en el Medio Oriente.
Los EAU
La batalla contra los partidarios de Ansar Allah, AQAP e ISIS es el objetivo declarado de la coalición árabe en Yemen. Sin embargo, los principales miembros de la Coalición (Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos) se adhieren a puntos de vista fundamentalmente diferentes. Mientras las fuerzas expedicionarias de Arabia Saudita permanecen sin implicarse en operaciones antiterroristas, las unidades de los EAU con el apoyo de la aviación estadounidense no tripulada llevaron a cabo varias operaciones exitosas contra Al-Qaeda en Handramaut (incluida la liberación del centro administrativo de al-Mukalla) y en el área de Aden. En opinión de las autoridades de los Emiratos, el objetivo principal de la operación en Yemen debería ser evitar la expansión del terrorismo en la Península Arábiga, no luchar contra los rebeldes chiítas.
Los Emiratos Árabes Unidos han reaccionado con bastante dureza al deseo de Arabia Saudita de dominar tanto la región como el Consejo de Cooperación del Golfo. Los emiratíes creen con razón que su país, después de haber logrado un éxito considerable en la esfera de la economía y haber ganado un capital político suficientemente sólido, alcanzó un prestigio significativo en la comunidad mundial, se convirtió en el mayor centro financiero del Golfo y ya no merece seguir siendo actor secundario en la región.
Mientras Riyadh apoya al presidente Hadi y participa en acciones en Yemen, los EAU están ganando influencia en el sur del país, donde están encarnando su proyecto de controlar los principales puertos del Golfo de Adén y atraer al Movimiento del Sur a su lado . Por ejemplo, las bases militares de los Emiratos Árabes Unidos en el Golfo de Aden ya están ubicadas en la isla de Socotra (Yemen), en el puerto de Assab, incluido el aeropuerto (Eritrea), el puerto de Djibouti, incluido el aeropuerto, sobre la base de Berbera ( Somalia). Desde el 16 de junio de 2016, los EAU cesaron su participación en toda regla en la operación yemenita. El Ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, anunció que la intervención militar en Yemen había logrado todos sus objetivos, la guerra para las tropas de los Emiratos casi ha terminado y permanecerán en el país para supervisar un proceso político y ayudar a las estructuras de seguridad yemeníes en las áreas capturadas. Otra razón para abandonar la coalición fue el nombramiento del general Ali Mohsen al-Ahmar, comandante de las leales tropas yemeníes desde febrero de 2016, para el cargo de vicepresidente de Yemen. Esto fue considerado como un insulto en Abu Dhabi. Este oficial militar de alto rango es miembro del partido al-Isla, una rama local de la Hermandad Musulmana. Sin embargo, lo más importante es que la dirección de los EAU se fue después de ver resultados dudosos y aún más vagas perspectivas de la operación. Según datos oficiales de los Emiratos Árabes Unidos, durante los años de intervención, el país perdió más de 120 personas, sin contar el armamento y el equipo militar. Estas son una pérdida inaceptable para el país. Por lo tanto, desde junio de 2016, las tropas de los EAU se dedican principalmente a garantizar la seguridad de sus bases en Al Mukalla y en la isla de Socotra, mientras que su participación en operaciones en el norte de Yemen es muy limitada.
En este sentido, se puede predecir que los EAU continuarán teniendo una participación limitada en el conflicto, mientras intentan controlar el Movimiento del Sur y, en consecuencia, la infraestructura de los puertos en la parte sur del país.
Impacto del conflicto yemení en el equilibrio de poder en la región
Actualmente, Yemen es un nodo de conflictos muy complejo. No existe un método único para lograr la paz en el país, en la región y tal vez en todo el mundo. Si la coalición continúa sus esfuerzos con mayor fuerza, es probable que los huzíes tengan que abandonar la capital y usar la parte noroccidental del país como su punto de apoyo principal. Esto irá acompañado de una guerra de guerrillas en el territorio de los distritos de Asir, Jizan y Najran, en el que los huzíes ayudarán a Ahrar al-Najran. En caso de un conflicto político-militar en la región, los houthis se verán cada vez más atraídos por la órbita de Irán. Yemen seguirá siendo el frente de los conflictos regionales, lo que influiría en la agenda militar-política mundial.

Tomado: https://southfront.org/the-houthis-and-war-in-yemen/