domingo, 25 de junio de 2017

Embajador de Qatar en EEUU acusa a Arabia Saudí y EAU de estar implicados en el 11-S


El embajador de Qatar de los EEUU publicó el domingo 18 de junio 2017 un editorial en el Wall Street Journal acusando a sus vecinos del Golfo, como Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, de haber participado en los ataques del 11 de Septiembre de 2001 en EEUU.

“Qatar desea recordar el papel de sus vecinos en los ataques del 11 de Septiembre”, escribió el embajador de Qatar en EEUU, Sheij Meshal Ben Hamad al Thani, en el artículo publicado en el Wall Street Journal y reproducido por la revista Newsweek.

“Los emiratíes, no los qataríes, estuvieron entre los secuestradores en los aviones que derribaron las Torres Gemelas. EAU ha sido señalado por el informe de la Comisión el 11 de Septiembre por su papel en el lavado de dinero para los terroristas”.

Las acusaciones del embajador de Qatar en EEUU se producen menos de un mes después de la ruptura de las relaciones entre Doha y sus vecinos. Recordemos que Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahrein anunciaron el 5 de junio que habían roto las relaciones diplomáticas con Qatar al que acusan de financiar organizaciones terroristas en la región y el mundo y de tratar de acercarse a Irán.

jueves, 22 de junio de 2017

La estrategia de China para ponerse a la cabeza del capitalismo mundial


En el sur de China, una isla fue convertida en un megacentro de alta educación que alberga 10 universidades en las que estudian 120.000 alumnos. Fue construida en un año y medio y cuenta con una línea directa de metro con la ciudad de Cantón (Guangzhou). Fue dotada con la más avanzada tecnología de la información, con laboratorios de última generación, con espléndidas bibliotecas y con un estadio olímpico para practicar deporte. Además, da cabida a 50 centros de investigación dedicados a áreas punteras del “management”, las tecnologías de la información, la medicina o la ingeniería. Y no es más que uno de los ejemplos, señalaba en 2011 Phillip Brown, profesor de Ciencias Sociales en la Universidad de Cardiff, y coautor, junto con Hugh Lauder y David Ashton, de “The Global Auction” (Oxford), de cómo China invirtió gran parte de su superávit en formar profesionales muy cualificados.
No era un intento de ascender en los “rankings” educativos, sino la expresión de un plan para dotar a China de aquello de lo que carecía: trabajadores cualificados, mandos intermedios y directivos globales. La potencia asiática no solo está tratando, mediante planes como “One Belt, One Road” [la nueva Ruta de la Seda], de dotar de recursos que asienten a un país demasiado dependiente de la globalización, sino que en él se deja sentir un deseo de reconquista, de volver a ser quien siempre ha sido. Como asegura Lourdes S. Casanova, la española que dirige el Instituto de Mercados Emergentes de la Universidad de Cornell, “China pretende restablecer el poder comercial perdido, ese que tuvo hasta hace 200 años. Considera que estos dos siglos no son más que un paréntesis. Y ahora trata de recuperar su presencia mundial a través del ‘soft power’, como hizo EEUU antes”.
Según Casanova, basta con mirar la lista “Fortune” —en la que se incluyen las 500 mayores empresas del mundo— para encontrarnos con pruebas de su éxito. “Hace 10 años, había en el ‘ranking’ 180 empresas estadounidenses. Hoy son 130 por 103 chinas”.
Este desarrollo tiene que ver con un cambio de mentalidad sustancial: el país asiático basaba su crecimiento en la mano de obra barata y en la copia de productos de éxito. Pero, además de sacar partido de esa posición, como bien aseguraba Jack Ma, ahora están innovando. “State Grid, la segunda mayor empresa del mundo en ventas detrás de Wal Mart, ha conseguido triunfar gracias al desarrollo de un sistema en los electrodomésticos que permite paliar los problemas de transmisión de electricidad, y firmas como Tencent, Alibaba o We Chat son muy importantes en su sector por su tecnología”.
El momento es crucial, porque coincide con el paso atrás global de EEUU, y China está ocupando los espacios que ha dejado vacíos. El país asiático está invirtiendo (por orden de importancia) en Asia, Latinoamérica, Europa, EEUU y África. “Pero si miramos los datos de fusiones y adquisiciones”, señala Casanova, “Europa es la región en que más está invirtiendo, ya que aquí consigue tecnología y logística”. El Mediterráneo es una zona de especial interés para los chinos, “que adquirieron puertos griegos, ya que al entrar por el canal de Suez pueden llevar mejor sus productos a Europa del Este, y ahora los están comprando en España para tener una buena entrada hacia Europa desde el sur, lo que iría en detrimento del puerto de Róterdam. Además, China está invirtiendo muchísimo en infraestructuras”.
El plan “One Belt, One Road” prevé una inversión global de 900.000 millones de euros para reconstruir la Ruta de la Seda. Además, el país asiático está planeando otros proyectos de gran envergadura, como el tren transoceánico que iría desde Santos (Brasil) hasta el Pacífico. Ha creado el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras para evitar que el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional intervengan en sus áreas prioritarias. Pero todos estos planes se diferencian en un punto básico de la actividad estadounidense y de su Plan Marshall: “China es ahora el mayor socio comercial de 100 países, pero no hay correspondencia con muchos de ellos, ya que los chinos no compran sus productos ni reciben inversión”.
Esta recreación del imperio es posible por muchos factores, pero hay dos en los que no se suele insistir lo suficiente. El primero es el relacionado con su mano de obra: “China es un país con una diáspora tremenda y a partir de 2008, consciente de sus déficits, incentivó mucho la vuelta del talento científico, innovador y de gestión que le faltaba. En muchos casos, si miras a las empresas chinas y sus fundadores, casi siempre te encuentras con algún expatriado que ha vuelto. A la hora de regresar, la compensación económica era importante, pero también el orgullo de poder participar en el crecimiento de su país, ya que los chinos son muy nacionalistas”.
En segundo lugar, su régimen político le facilita orientar a todo un país en la misma dirección. Como señala Georgina Higueras en “El nuevo orden chino”, los dirigentes asiáticos están convencidos de que su sistema meritocrático no tiene nada que envidiar al democrático, y se ajusta más a los países en vías de desarrollo. China no pretende exportar su modelo, pero no tiene reparos en colocarse al frente de un “nuevo orden internacional más justo y razonable”, como afirmó Xi Jinping. Ese régimen centralizado le permite muchas ventajas a la hora de implantar su estrategia, de desarrollarla y de mantener cohesionados a actores públicos y privados. “En China, todos trabajan a una: la universidad, las empresas, el Estado y sus funcionarios”, asegura Casanova.
Pero las intenciones chinas, que son bien vistas desde Europa (no es extraño que, por primera vez, el discurso inaugural de Davos fuese pronunciado por el presidente chino, mientras que apenas hubo rastro de Trump y de los suyos), también pueden constituir una amenaza. El país asiático cuenta con recursos, iniciativa y cohesión. Puede presentar debilidades, pero su papel en el contexto global cada vez es más importante, justo al mismo tiempo que el de la UE se hace más pequeño. Y en esta guerra por situarse en el nuevo mapa geopolítico global que se está librando, la debilidad europea (notables diferencias internas, falta de acciones coordinadas, endeblez militar y una política económica y monetaria que beneficia principalmente a Alemania) es notable. En ese contexto, China puede ser un socio o un problema.


Tomado de:  Movimientopoliticoderesistencia.blogspot.

miércoles, 21 de junio de 2017

Por qué Arabia Saudí castiga a Catar y cuál será la respuesta

Los países árabes rompen relaciones diplomáticas con Catar (104) 


El conflicto surgió por un pretexto de poca importancia (una noticia falsa en el sitio web de una agencia) y podría haber sido apagado inmediatamente, pero Arabia Saudí decidió castigar a su vecino por mucho más que este delito, escribe para Sputnik Gevorg Mirzayán.

Los deméritos de Catar que Arabia Saudí no le puede perdonar 
En primer lugar, Arabia Saudí está enfadada por la competencia "desleal" en la lucha por el liderazgo en el mundo árabe. Mientras que Riad conquista el Oriente Medio gracias a una red de fundaciones y organizaciones benéficas junto con Al-Qaeda (proscrito en Rusia) como medio de presión militar, Catar lucha por los corazones y las mentes de la gente común mediante su canal Al Jazeera. Y el poder blando, combinado con una cartera llena de dinero, a menudo es más eficaz que la política del Gobierno saudí, argumenta Mirzayán.
En segundo lugar, Catar apoya a los terroristas, recuerda el analista. Lo que le preocupa a Riad no es tanto su apoyo a Daesh (proscrito) o a Hamás, sino que los Hermanos Musulmanes (proscrito). "representan para Arabia Saudí una amenaza seria, incluso existencial", destaca el profesor asociado del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Finanzas de Rusia. 
En tercer lugar, no es ningún secreto que de todos los países del Golfo, Catar tiene las relaciones más estrechas con Irán y siempre ha abogado por la reducción de la tensión entre la región y la República Islámica. Mientras tanto, Arabia está perdiendo con Irán en todos los frentes y no aceptará ninguna benevolencia hacia el país persa en las filas de sus partidarios, continúa el experto.
Todas estas diferencias entre Doha y Riad son estratégicas por naturaleza, por lo que las partes necesitan no una reconciliación temporal sino un compromiso real sobre estos temas. Los cataríes ya han hecho algunas concesiones, pero Riad necesita más y parece creer que pueden alcanzar todo lo que quieran de inmediato con las restricciones máximas posibles. 
Ya han aparecido mediadores en el conflicto que están dispuestos a comunicar las exigencias de Riad a Doha. Para este importante fin, Riad eligió al emir de Kuwait, Sabah Ahmed Sabah, quien ya anunció su intención de volar a Catar. 
Cómo Doha responde 
Catar aceptó al mediador, pero no se apresura a admitir las condiciones de su vecino mayor, creyendo tener mucho más margen de maniobra del que piensan los saudíes.
Su principal arma es el mismo canal Al Jazeera, que a pesar de todos los escándalos alrededor de su fiabilidad sigue siendo el medio más popular en el mundo árabe. No se puede olvidar que tiene materiales comprometedores sobre todos los vecinos que publicará de inmediato si no calman sus ambiciones, destaca el autor. 
Otra amenaza es un recordatorio de que Catar tiene la oportunidad de retirarse del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo y adquirir nuevos aliados. Por ejemplo, Irán, ya que este ha condenado el acoso de Catar. Las autoridades iraníes están listas para ayudar no solo de palabra sino también de hecho, organizando la entrega de alimentos por vía marítima. 
Más allá de eso, Catar puede girar hacia el noroeste: otro importante socio externo para él es y será Turquía. Como Irán, Turquía sueña con debilitar al Consejo de Cooperación.
Potencialmente, Doha podría cambiar de dirección aún más, girando hacia Moscú. Las acciones rusas subieron fuertemente en las bolsas del Oriente Medio, y el Kremlin ya está siendo visto como un garante de la seguridad y socio político. A su vez, a Moscú también le gustaría incomodar al Consejo de Cooperación árabe y reforzar su presencia en el Golfo, considera el autor.



jueves, 15 de junio de 2017

La entrevista de Vladímir Putin a la cadena NBC


WASHINGTON (Sputnik) — EEUU se inmiscuye en los procesos políticos por todas partes y a la vez acusa infundadamente a Rusia de haberse entremetido en sus elecciones presidenciales, constató el presidente ruso, Vladímir Putin.
"No tengo la intención de ofender a nadie, pero EEUU se inmiscuye en las campañas electorales en todo el mundo", dijo Putin en una entrevista con la televisión estadounidense NBC.
Afirmó que "en cualquier punto del mapamundi habrá quienes puedan quejarse de que los funcionarios estadounidenses interfieren en su política interna".
"Por tanto, si alguien —no digo que seamos nosotros, nosotros no nos inmiscuimos [en las elecciones estadounidenses]— intenta influir o interferir en estos procesos, EEUU es el último que debería ofenderse", expresó el jefe del Kremlin.
Además, según Putin, "los presidentes vienen y van, cambian los partidos en el poder, pero el rumbo político fundamental sigue siendo el mismo".
"A nosotros realmente nos da igual quién esté al mando en EEUU, ya que sabemos más o menos qué va a ocurrir, e incluso si quisiéramos interferir, no tendría ningún sentido", explicó el presidente ruso.
Rusia está preparada a hacer caso a los socios y a sus evaluaciones siempre y cuando tengan la intención de mejorar los contactos, declaró Putin.
"Estamos preparados a escuchar a nuestros socios, a hacer caso a sus evaluaciones siempre y cuando se hagan de forma benevolente y persigan mejorar los contactos", dijo Putin.
Sin embargo, "es inadmisible que ello se utilice como una herramienta de lucha política".
"Quiero que todos lo tengan claro, así es nuestro mensaje", enfatizó Putin.
Las informaciones sobre la presunta intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de EEUU no tienen fundamento alguno, enfatizó el presidente ruso.
© SPUTNIK/ ALEKSEY DRUZHININ
No he visto ninguna prueba directa de que Rusia se entremetiera en las elecciones presidenciales de EEUU", dijo el mandatario.
Putin añadió que las personas en EEUU que se empeñan en acusar a Rusia "están equivocadas y no analizan debidamente la información" disponible.
El expresidente estadounidense Barack Obama ya no está tan convencido de la presunta interferencia de Moscú en las elecciones de EEUU, afirmó Putin.
"Cuando lo discutimos con el (ex)presidente Obama (…) vi que comenzó a dudarlo, por lo menos fue algo que vi yo".
Añadió que examinó esta cuestión, además de Obama, con "algunos otros funcionarios" y que "nadie presentó ninguna prueba directa" de la supuesta intromisión rusa en las presidenciales estadounidenses de noviembre pasado.
EEUU, al abogar por la justicia política y social, debería enmendar su legislación electoral en vez de acusar a Rusia de haber interferido en sus comicios presidenciales, declaró el presidente.
"La Constitución de EEUU y su legislación electoral hacen posible que voten por un candidato más miembros del Colegio Electoral aunque en realidad representen a un número menor de electores", observó el mandatario.
Comentó que "es algo que ocurre de vez en cuando en la historia de EEUU".
"Por eso, si hablamos de la justicia política y social, deberían probablemente modificar su legislación electoral de tal manera que se elija al jefe de Estado mediante un sufragio directo y secreto y con un escrutinio directo y controlable", dijo Putin.
Entonces, el que pierda las elecciones ya no podrá "responsabilizar a cualquiera de sus desgracias", expresó el presidente ruso.
Rusia en ningún momento contactó en secreto con los equipos de los candidatos a la presidencia de EEUU, ni intentó establecer canales de comunicación, aseveró el presidente.
"Rusia no tuvo ningún canal de comunicación con ninguna de las sedes de los candidatos a la presidencia de EEUU. En absoluto. Moscú no estableció ningún canal de comunicación ni contactó con nadie".
En EEUU se observan intentos de utilizar el trabajo del embajador ruso, Serguéi Kisliak, para atacar al presidente Donald Trump, declaró el mandatario ruso.
El embajador ruso en EEUU, Serguéi Kisliak, solo hace su trabajo y no tuvo ninguna "sesión" con funcionarios estadounidenses, declaró Vladímir Putin.
"No hubo ninguna 'sesión'. Cuando lo ví [las informaciones al respecto] me quedé boquiabierto", dijo el mandatario ruso.
"Para mí es algo muy sorprendente: ustedes inventaron de la nada una noticia bomba y la convirtieron en una herramienta de lucha contra el presidente actual [Trump], ustedes, creo, son muy ingeniosos, y a lo mejor están aburridos", dijo Putin.
El periódico The Washington Post informó a finales de mayo que el yerno y asesor de Donald Trump, Jared Kushner, habría planteado a Kisliak la creación de un canal secreto y protegido para las comunicaciones entre Moscú y Washington.
Según funcionarios familiarizados con datos de la inteligencia estadounidense a los que cita el diario, Kushner hizo esa propuesta en un encuentro con Kisliak que tuvo lugar en la Torre Trump el 1 o el 2 de diciembre, a un mes y medio para de la investidura de su suegro como nuevo presidente de EEUU.
A la reunión también asistió el ya exasesor de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, indica el rotativo, al destacar que el diplomático ruso quedó "desconcertado" ante la sugerencia de Kushner de utilizar la embajada o el consulado de Rusia para las comunicaciones secretas entre ambos Gobiernos.
Los medios estadounidenses comunicaron previamente que Kushner es objeto de una investigación del FBI en el marco del caso de los supuestos "vínculos con Rusia".
La CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU publicaron el pasado 6 de enero un informe en el que acusaron a Rusia de interferir en las elecciones estadounidenses, pero no presentaron ninguna prueba concreta.
En particular, se acusó a Rusia de medrar en la campaña de 2016 organizando el ciberataque a los servidores del Comité Nacional Demócrata y la publicación a través de la plataforma WikiLeaks de los mensajes hackeados, que destaparon cómo la cúpula partidista había favorecido a Hillary Clinton en las primarias y buscado desacreditar a su rival Bernie Sanders.
El Gobierno de Rusia negó repetidamente esas acusaciones y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, las calificó de "ridículas".
También el fundador del portal de filtraciones, Julian Assange, había desmentido en más de una ocasión los presuntos vínculos entre WikiLeaks y los servicios de inteligencia rusos.
De momento, ambas cámaras del Congreso de EEUU están investigando la presunta intromisión de Rusia en las presidenciales estadounidenses.
Además, se ha designado a un fiscal especial para analizar los supuestos "vínculos" del presidente Donald Trump con Moscú, cuya existencia la desmienten tanto la Casa Blanca como el Kremlin.


miércoles, 14 de junio de 2017

Alguien tiene que ir preso en el Golfo

Por Redacción Diario Sirio Libanés
Tratando de entender el trasfondo de la reciente crisis diplomática en el Golfo, la mayor en el mundo árabe de los últimos 40 años.

La reciente crisis diplomática surgida este lunes 5 de junio, en el seno de los países del Golfo y extendida a una parte del más amplio bloque de países árabes, tomó por sorpresa a muchos pero seguramente no a todos.
El ámbito del análisis internacional y el estudio del contexto histórico reciente, permiten vislumbrar claves para entender el trasfondo de la explosiva noticia. A priori, las preguntas guía para encarar la tarea, serían las siguientes:
¿Por qué un conjunto de países árabes, liderados por Arabia Saudita, han decidido aislar diplomática y económicamente a Qatar? ¿Cuáles son las diferentes posturas y ejes de acción en el tablero regional que diferencian los proyectos de Riad y Doha? ¿Hay un historial de fricciones? 
Debe saberse para empezar, que el hecho que Arabia Saudí -y su séquito de aliados regionales- choque con Qatar no es nuevo. Ambos países, los más poderosos de la región, mantienen una pulseada diplomática por el poder y la influencia en el Golfo Pérsico, al menos desde 2011.
En aquel año, con el estallido de los conflictos en el mundo árabe, el curso de colisión entre ambos Estados se aceleró.
Arabia Saudí buscó restar influencia a la acción de la Hermandad Musulmana, ideológicamente salafista, y sostenida fuertemente por Qatar. Para ello, recurrió al apoyo a líderes opuestos a esta organización (caso Egipto: Al Mursi vs. Al Sisi), y a su vez reforzó la acción de su ideología wahabita en aplicación “directa”, a través de la financiación y sostén de grupos armados radicales sunníes próximos a Al Qaeda y al auto-proclamado Estado Islámico (DAESH).
En el conflicto impuesto a Siria, puede verse que si bien para Damasco todos los armados alzados contra el estado de derecho y una república secular, son igualmente terroristas, más aun siendo todos del mismo carácter fanático sectario, existe una rivalidad y separación que puede verse entre, por un lado, grupos como Ahrar al Sham o Faylaq Al Rahman (Qatar), contrapuestos a Jaish al Islam, Frente Al Nusra o DAESH (Arabia Saudita).
Otra de las áreas de diferenciación puede encontrarse en lo referido al modo de acceso al poder, donde la Hermandad Musulmana se permite en ciertos países buscar un acercamiento a través del sistema de partidos políticos, en franca oposición a los lineamientos monárquicos hereditarios sauditas.
También a nivel mediático, existe esta rivalidad entre Riad y Doha, en el poder de predicamento de las dos más grandes cadenas informativas de la región, la qatarí Al Jazeera y la saudí Al Arabiya, donde la primera lleva la delantera a nivel regional e internacional.
En cuanto al antecedente diplomático crítico entre los vecinos, este tuvo su cenit en marzo de 2014, año en el que Arabia Saudí, Bahréin y EAU retiraron a sus embajadores de Doha. Riad declaró entonces "organización terrorista" al grupo de los Hermanos Musulmanes. En noviembre de aquel año, no obstante, se firmó el llamado Acuerdo de Riad, una paz temporal que permitió el fin de la crisis diplomática y el restablecimiento de las delegaciones cruzadas.
¿Cuál es la relación de esta crisis con los vaivenes del enfrentamiento regional entre Riad y Teherán?
El Golfo Pérsico separa pero también une a Qatar con Irán, que como vecinos tienen cosas en común. Por ejemplo, ambos países comparten la propiedad y explotación del yacimiento de gas South-Pars North-Dome, la mayor reserva gasífera del mundo
Entre 2009 y 2019, ambos países avanzaron en sus respectivos proyectos de explotación, un pozo de gaso-dólares que le ha dado a Qatar el músculo financiero necesario para emprender una estrategia diplomática arriesgada: intentar sustituir a Arabia Saudí como principal potencia en el Golfo Pérsico y la Península Arábiga.
A esto se sumó una exitosa campaña de promoción internacional, además del auge de Al Jazeera, que incluyó la organización de eventos de alta prensa, como el Mundial de Fútbol de 2022.
De modo que la sumatoria de estos factores hizo que el enfrentamiento se recrudezca y, desde el lado saudí, fácilmente pueda verse la avanzada de Doha como una insolencia qatarí, frente al histórico liderazgo de Riad, y a la vez la excusa del supuesto discurso del emir de Qatar habilitó de esta manera una respuesta correspondiente a un acto de traición de Doha, percibida como aliada al archi-enemigo regional de los saudíes, Teherán.
Sabido es que si Irán se alía con otros vecinos en la región, Riad irá contra ese vecino. Las razones del choque entre los dos países son muy claras y vienen desde el nacimiento de la República Islámica de Irán, que derrocó a un socio y aliado vecino de Riad, el sha de Persia, complicando las estrategias regionales de occidente, de las cuales la monarquía saudí ha sido siempre (sobre todo desde 1973), el principal guardián y salvaguarda.
A esto debe agregarse la competencia entre ambos por influir en sus vecinos y las acusaciones saudíes de influencia iraní en la minoría shií de Arabia Saudita, así como en las comunidades shiíes de Bahréin, Irak, Siria y Líbano. Esa influencia y sus modelos de gestión, (monarquía - república islámica), son contrapuestos.
A su vez, en distintos conflictos en terceros países ha podido verse esta contraposición Riad-Teherán, como en el caso de Irak en la época de Saddam Hussein, o en los actuales conflictos en Siria y Yemen.
¿Qué papel jugó la reciente reunión en Riad durante la visita del presidente de EEUU?
La dinámica de enfrentamiento de Qatar y los países que apoyan a Arabia se ha acelerado con la llegada a la Casa Blanca del republicano Donald Trump.
Los cada vez más evidentes lazos de Arabia Saudí con el extremismo sectario armado que actualmente amenaza también a Europa y el cambio de la política de EEUU, que con Trump recupera la idea de un Cercano Oriente polarizado y enfrentado, con Arabia Saudí y sus aliados por un lado y el llamado “eje del mal” (Siria e Irán) por otro, ha resucitado el enfrentamiento en el Golfo.
Justo en este contexto se enmarca el primer viaje de Trump a la región, de hace apenas dos semanas. A sabiendas que EEUU es ya autosuficiente en petróleo (base de la relación tradicional ente Washington y Riad), la Casa Real saudí ha decidido usar el otro gran negocio mundial como anzuelo para seguir vinculado a EEUU: las armas, a través de un contrato de 100 mil millones de dólares que convierten a Arabia Saudí en el segundo importador de armas del mundo.
Durante la cumbre realizada con los Estados arabo-musulmanes, en Riad el 21 de mayo, Trump exhortó a sus interlocutores a poner fin a todo vínculo con el terrorismo fanático, especialmente con la Hermandad Musulmana.
Al final de la cumbre Arabia Saudita publicó una declaración sin someterla a la aprobación de los demás participantes. Ese documento puede interpretarse como el anuncio de la creación de una “Coalición militar islámica” que amplía la “Fuerza Común Árabe”, cuyo accionar ya hemos podido ver en Yemen. Pero también puede servir en el futuro para justificar una ocupación saudita en regiones de Siria, Irak y de otros países después de ser liberadas de la presencia de DAESH.
A su vez, hoy tras el incidente diplomático Riad-Doha, Trump ha reaccionado manifestando claramente su apoyo a la campaña saudita anti-qatarí.
En síntesis
De modo que por lo expuesto, el incidente diplomático y económico no presenta signos de ser novedoso ni casual, pues conlleva un amplio trasfondo e historial reciente.
A la vez, podemos aseverar que solo deja ver una mínima porción de un iceberg oculto, en el marco de la lucha por la redistribución de las fichas en Golfo y la región del Cercano Oriente, que podría modificar profundamente a futuro, varias de las alianzas actuales.

Diariosiriolibanes.com.ar

lunes, 12 de junio de 2017

La verdadera razón detrás de la confrontación entre Catar y los países árabes


El conflicto diplomático entre Catar y ciertos países árabes acerca del supuesto apoyo de Doha a los grupos terroristas ha dejado pasar desapercibido el hecho de que casi todos los territorios involucrados en esta pelea diplomática hayan apoyado a los extremistas, opina el periodista italiano Giulietto Chiesa en un artículo para Sputnik.
La ruptura de las relaciones diplomáticas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bahréin y Libia con Catar ilustra el cambio drástico en la situación en Oriente Próximo. Giulietto Chiesa no excluye la posibilidad de una acción militar e indica que los escuadrones aéreos cataríes ya patrullan el espacio aéreo del país de manera constante.
Mientras tanto, los vecinos de Catar están tomando medidas radicales, entre ellas el cierre de fronteras, tráfico aéreo y marítimo, además de entidades bancarias.
Está previsto que a corto plazo los diplomáticos regresen a sus países de origen, según informa Al Jazeera, la 'voz' de Catar, que está prohibida ya en muchos países de la región.
A juicio de Chiesa, es difícil entender cómo se ha alcanzado una situación tan adversa. A primera vista, la pelea diplomática tomó vuelo tras las declaraciones del ministro catarí, el jeque Mohamed bin Abdulrahman Thani. Thani se había referido a las campañas mediáticas de Arabia Saudí, que a su entender difamaban a su país. Riad encontró ofensivos dichos comentarios.
Asimismo, la agencia catarí QNA publicó un artículo en el que informó que el emirato ordenó la retirada de sus embajadores de Bahréin, Egipto, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos a causa de las tensiones con la Administración del presidente de EEUU, Donald Trump.
El artículo también citó al emir catarí, Tamim bin Hamad Thani, quien supuestamente calificó a Irán de "potencia islámica", además de considerar a Hamás el "representante legítimo del pueblo palestino".
El Ministerio de Exteriores de Catar informó después que la agencia QNA había sido hackeada, de manera que las declaraciones del emir habían sido falsificadas. Sin embargo, cuatro países suníes decidieron utilizar esta situación como pretexto para romper sus lazos diplomáticos con Doha.
Desde el punto de vista de Chiesa, existen razones más serias tras esta decisión.
Después de la visita de Donald Trump a Riad y su bendición para crear la nueva coalición suní contra Irán —que es mayormente chií—, Riad decidió que tiene derecho a dictar las reglas en el golfo Pérsico, señala el periodista italiano. Y su primera víctima fue Catar, el 'malhechor' principal de la región.
El columnista destaca que las acusaciones de apoyar el terrorismo parecen cómicas, dado que provienen de Arabia Saudí, "el patrocinador más importante de Daesh" —autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países—.
Chiesa asegura que Catar, gracias al crecimiento económico que ha vivido a lo largo de los últimos años, se ha convertido en patrocinador de la "organización terrorista salafista", que difiere ideológicamente del wahabismo, apoyado por Arabia Saudí. Los Hermanos Musulmanes, ciertas unidades del Frente al Nusra, Al Qaeda y Hamás se han vuelto partes de esta organización salafista, afirma.
Según el periodista, esto explicaría por qué El Cairo, liderado por Abdelfatah al Sisi, que lucha contra los Hermanos Musulmanes en su país, se alineó con Riad.
Bahréin tampoco se quedó de brazos cruzados y acusó a Doha de ayudar a los 'terroristas' en Yemen.
Chiesa insiste en que hay en juego intereses muy importantes, y estos van más allá de la discusión acerca de "quién es el mayor terrorista" y de las disputas entre suníes y chiíes.
"De hecho, todo gira en torno al gas. El gas es la fuente principal de ingresos de Catar. Recientemente ha sido hallado un yacimiento enorme de metano en mitad del golfo Pérsico. Este yacimiento se ubica parcialmente en las aguas territoriales de Irán y garantiza décadas de prosperidad a Doha", aseguró Chiesa.
El columnista señaló que una de las posibles razones por las que Trump recibió cordialmente la idea de la 'OTAN árabe' era su deseo de controlar este yacimiento de gas.
Chiesa puso de relieve que una de las causas de la guerra en Siria ha sido la decisión del presidente sirio, Bashar Asad, de prohibir la construcción de un gasoducto.
Después de la derrota de Daesh en Siria, Riad está considerando otra opción: levantar un gasoducto a través del territorio de Jordania e Israel. Doha, por su parte, está barajando la posibilidad de construir uno a través del territorio de Irán y Turquía, enemigos acérrimos de Arabia Saudí e Israel.

"Y puede que Washington ya haya decidido apretar el gatillo y deshacerse del emir Tamim", concluyó Chiesa.

Los países árabes rompen relaciones diplomáticas con Catar (89)
Erdogan: Turquía seguirá desarrollando las relaciones con Catar
La situación con Catar destrozará el mercado de hidrocarburos
"Catar financia movimientos radicales como Arabia Saudí"


miércoles, 7 de junio de 2017

"A Kennedy lo mató la mafia bajo la supervisión de la CIA, y el FBI lo sabía semanas antes"

Hablamos con Javier García Sánchez, el autor español del libro mejor documentado y más valiente que se ha publicado hasta ahora sobre el asesinato de JFK.

Sin apenas recurrir a Internet, obteniendo la información directa de las fuentes y utilizando un "lenguaje de francotirador". Así es como Javier García Sánchez (Barcelona, 1955) ha logrado que su ensayo sobre el asesinato de John F. Kennedy tenga la precisión y la potencia de un disparo. 'Teoría de la conspiración. Desconstruyendo un magnicidio: Dallas 22/11/63' (editorial Navona) es un volumen imponente, de más de 600 páginas, que combina un paciente trabajo de recopilación documental con una redacción vigorosa, en la que se deja sentir la voz vehemente de un autor comprometido con la verdad y sobre todo enfadado, cansado de mentiras, de ocultación y de esa corrección política que, por cobardía, acaba convirtiéndose en cómplice de la atrocidad.
Nos atiende amablemente por teléfono desde Barcelona.
RT: ¿Es cierto que su intención inicial era escribir una novela sobre esto?
J.G.: Si, iba a ser una novela, pero resulta que hace años me llevé una profunda decepción. Me refiero a 2013, cuando se cumplían 50 años del magnicidio, cuando se suponía que ya todo estaba más que dicho. Era de esperar que en esa ocasión se tratara el tema de una forma más madura, más ponderada, más ajustada a lo que considero que es la verdad, es decir, la conspiración… y de repente fue casi peor que en el año 1963, en cuanto al nivel de mentira. Y ni siquiera fue una mentira sofisticada, sino burda y ampliada. Esto me conmocionó y me dije: "No, no puede ser una novela. Porque esta historia es la novela de terror y ciencia-ficción política más insuperable que se pueda imaginar. Me refiero a los hechos de Dallas y a lo que precipitaron. Iba a ser un libro breve, pero se convirtió en un ensayo largo y denso.
El escritor Javier García Sánchez / Editorial Navona

RT: ¿Qué diferencia este ensayo de los muchos que se han publicado hasta ahora sobre el mismo tema?
J.G.: Durante los últimos meses he tenido que soportar que se refieran a mi como "un investigador del magnicidio"…lo cual me debería de honrar. Y sí, en cierto modo he investigado, pero para mi un investigador tiene que ver más con esa imagen de "ratón de archivos"… yo diría que he sido un simple recolector. No he generado ninguna hipótesis nueva sobre el asesinato de Kennedy y de Lee Oswald…ni de los 50 asesinatos que vinieron después, de los que nadie habla (aunque ahora hablaremos)… me he limitado a recolectar libros de un "bando" y del otro. Y lo único original que tiene este libro, y que ha pasado desapercibido a pesar de ser lo más demoledor, es un ataque frontal a otros escritores. Yo me he leído toda la literatura que existe sobre el magnicidio, y nunca antes había visto esta actitud contra otros escritores: se llame Norman Mailer o se llame Stephen King… ya no merecen mi respeto, porque siguen en la mentira, y además de ese modo; el respeto se acaba, aunque yo los venere como escritores. Ésa es mi aportación valiente. Por lo demás me he limitado a recoger, a exponer y a trillar…y ante la sobreabundancia de datos, que el lector decida.
RT: ¿Quién mató a Kennedy, y para qué?
J.G.: A Kennedy le mata un entramado de gente muy preparada. Hablo de tiradores de la mafia. Cuando se dice "la mafia" parece que uno tiene la idea de un mafioso tipo Jack Ruby, el asesino de Lee Harvey Oswald, pues no: eran sobretodo tiradores de élite que iban a quien mejor les pagaba. Y quien mejor les pagaba, normalmente, era la CIA. Es evidente. Entones ese día estaban allí contratados por la mafia, en una operación totalmente supervisada por la CIA (porque la mafia por si sola jamás podría haber hecho todo lo que hizo –no fue sólo matar al presidente y a Oswald, sino colapsar toda la ciudad–); había también anticastristas en aquel movimiento. Y en las altas instancias del FBI lo sabían. Me refiero al propio J. Edgar Hoover y a sus dos o tres subjefes. Lo sabían todo semanas antes. 

Y lo querían matar porque les iba a fastidiar a todos, ya les estaba fastidiando. Estaba metiendo mafiosos en la cárcel, contra lo pactado: ya había encarcelado a 300 y no pensaba parar, y eso no era lo que los Kennedy habían pactado con los capos de la mafia. Iba a sacar a Estados Unidos de la guerra de Vietnam, con el descrédito militar que ello suponía y con el negocio archimillonario que se perdía. Iba a subir los impuestos casi al 30% a los magnates del petróleo y del acero (que era como tocar a Jesús y a la Virgen María). Acababa de invitar a Martin Luther King y a la plana mayor de los negros al despacho oval. Aquello en el sur de los Estados Unidos no sólo era un anatema, sino prácticamente condenarse a muerte. De hecho, las calles de Dallas aquél día están llenas de pasquines donde se leía "está usted condenado a muerte"…y lo mataron aquel día, claro.
RT: Tal como usted acaba de mencionar, y como desarrolla en su libro, el asesinato de JFK no fue sólo el asesinato de un presidente, sino de medio centenar de posibles testigos y personas cercanas al hecho… visto así, fue en realidad una matanza, ¿no?
J.G.: Sí, una matanza. Yo lo llamo "las cosechas de Dallas", porque fue una oleada de asesinatos tras otra. Yo creo en una teoría de los años 80 que apunta a que Lee Oswald estaba en la conspiración, pero no para lo que nos dijeron. Por supuesto, él no disparó al presidente. Estaba allí para otra cosa. Probablemente para detener al comando que lo iba a hacer, que iban a ser "comunistas" entre comillas, que posteriormente otorgarían al gobierno una excusa legítima para atacar Cuba… esta vez de verdad.
Lee Harvey Oswald/Dominio Público

Pero justo cuando Kennedy muere, Oswald intuye que todo ha fallado. Lo cierto es que Lee Oswald tendría que haber muerto en aquella hora, después de los disparos, pero no murió: se escapó porque era muy listo. Aunque no lo suficiente para llegar a adivinar en qué trampa le habían metido. A Oswald le detienen unos policías de Dallas que no son los que deberían haberle detenido y abatido. Si el plan hubiese salido bien, hoy no estaríamos hablando de esto. Ni siquiera hablaríamos tanto de Kennedy. Lo recordaríamos como un presidente asesinado por un loco comunista. Pero Oswald habló. Y de repente le matan, precipitadamente, y es ahí cuando la gente empieza a preguntarse qué está pasando. A los cinco días muere otro policía de Dallas, "suicidado" en los sótanos de la comisaría… a la semana ya empezaban a morir personas de Dallas que habían comentado informalmente cosas que apuntaban a la conspiración…y a partir de entonces se registra más de medio centenar de muertes misteriosas de ese tipo.
Y es bochornoso que hasta ahora, incluso después de haber celebrado el 50 aniversario del magnicidio en 2013, nadie, repito, ¡nadie! …se acuerda de los testigos. Como si no existieran. Yo en mi libro digo que esto es como contar la historia del III Reich y de la Segunda Guerra Mundial omitiendo por completo el holocausto.
RT: Después de trabajar durante años recopilando datos macabros, consultando archivos que demuestran las atrocidades cometidas, escribiendo para desmentir falsedades, e intentando demostrar que varias instituciones al más alto nivel político utilizaron su poder para asesinar a varias personas…¿qué sensación le queda?
J.G.: Me cuesta contestarle porque está muy reciente todavía la llaga. Es como parir, me imagino, o como después de una operación, que aún duelen los puntos de sutura… 
Me duele especialmente que este libro -y esto lo sabía antes de escribirlo, y te lo digo con claridad- no puede triunfar. No puede ser un super-ventas. No puede porque no puede, y punto. No debe trascender. También me duele que la prensa local haya ignorado el libro. Ni siquiera lo han mencionado. Es como si el tema de la conspiración cansara a los periodistas. Yo siempre digo que con esta actitud, los periodistas han ido liquidando a Kennedy año tras año. Con sus reticencias a reabrir el tema, con su hastío…en fin, la prensa ha hecho mucho daño.
El escritor Javier García Sánchez / Editorial Navona

RT: Permítame que se lo pregunte de nuevo, porque lo que quiero saber es qué sensación le ha quedado a usted con respecto al ser humano después de describir una conspiración tan macabra como esta.
J.G.: ¿Quiere que se lo diga de verdad, con el corazón en la mano?
RT: La verdad es que sí.
J.G.: Pues que somos profundamente gilipollas. Me refiero a fenómenos como el de Stephen King escribiendo sobre el fotograma 313 de la película Zapruder. Cuando un señor tan listo como Stephen King dice que ese fotograma prueba "hasta donde llega el poder de un loco solitario y comunista", yo pienso en aquellos que de verdad se lo han creído… y no encuentro otro calificativo.
El famoso fotograma 313 de la 'Cinta Zapruder', en el que se aprecia el impacto del proyectil en la cabeza del presidente Kennedy, y al que se refiere Javier García Sánchez en la entrevista. / ertGaming / Youtube.com

Hay un momento en que hay que decir: "¡basta!". Tanta tontería políticamente correcta me está empezando a envenenar. Esto no es más que corrección política y buenismo. El buenismo en política hizo que en los años 90 se recreara de nuevo la falsa imagen de un Lee Oswald loco y misterioso que tuvo suerte en su empeño. Pues al menos en España ahora ya hay una voz que dice "no". Y hay otras voces por ahí que también dicen "no". Aunque nunca tenemos eco, ni lo tendremos.
RT: En este sentido, ¿cree que existe algún tipo de control informativo o cultural en Estados Unidos y en sus países aliados que tiene, entre sus funciones, mantener la verdad oficial en este tema como algo incuestionable?
J.G.: No sé que decirle. Si me preguntara usted "¿En este mismo momento nos están escuchando en los cuarteles generales de la CIA en Langley, Virginia?". Pues no, tal vez no sea eso. Es algo mucho más sutil. Es que cuando sale este tema y se trata de alguna forma que pueda cuestionar el esquema que tienen establecido desde hace mucho tiempo…es decir, cuando aparece un "perturbado" como yo y sacude los cimientos de la verdad oficial…simplemente se le desprecia: se dice "ah,mira, otro conspirativo"… y no se le hace más caso. ¡Pero es que hay conspiraciones, todos los malditos días del año en muchos países! ¡Y así es la realidad!
RT: ¿Podría decirse que la política contemporánea es conspirativa?
J.G.:Si, yo creo que es conspirativa, a unos niveles muy altos, tan altos que cuesta creerlo. Las personas que van terminando de leer mi libro me dicen: "suena a ciencia-ficción". Les asombra esa abducción colectiva en la mentira. Y yo les digo que yo la veo en mi tierra, en Cataluña, todos los días del año. Veo cómo va enloqueciendo la gente, lo veo en el absurdo de lo que dicen y en lo que creen… por no hablar del resto de España, de Europa… es algo muy generalizado.
RT: Me referiré a algo concreto: cuando usted ve en las noticias que de repente Donald Trump despide al jefe del FBI…¿en qué tipo de realidades piensa usted?¿Qué cree que está ocurriendo de verdad ahí?
J.G.: Siempre me pregunto lo mismo: qué sabemos, qué nos cuentan, qué vemos en un programa informativo, con qué sesgo y para qué nos lo dicen…No sabemos si son conspiraciones, pero son movimientos brutales del poder, que no se entienden si uno no está muy dentro. En realidad me parece una bagatela, algo inherente a los propios juegos diabólicos del poder, de todos los países y de todas épocas. Si me preguntara usted quién era más malo, la CIA o el KGB le diría que no lo sé, que son lo mismo. Pero volviendo a su pregunta, todos esos movimientos CIA-Donald Trump-FBI me parecen como bailes de salón para despistar. No sabemos lo que está pasando ahí.
Donald Trump, presidente de los EE.UU. y el ex-jefe del FBI, James Comey / Gary Cameron / Reuters

Muchas veces me han preguntado si se acabaría la controversia sobre el asesinato de Kennedy si saliera un presidente de los Estados Unidos a decir, públicamente, por televisión y a las 9 de la noche, desde su atril: "señoras y señores, a Kennedy le mató tal o cual persona"… y pidiera disculpas en algo así como un ejercicio de auto-democracia demoledora… pues fíjese, si lo hiciera Obama, yo a lo mejor me lo hubiera creído. Ahora bien, imagínese que eso lo dice mañana Trump: "a Kennedy lo mató la CIA, el FBI y el Pentágono". ¿Usted se lo creería? Yo no.
RT: Entonces… ¿no es posible que ningún presidente estadounidense en el futuro admita lo ocurrido y pida disculpas?
J.G.: La mayor parte de la gente piensa: "seguimos como al principio, sin tener ni idea de quién mató a Kennedy"… y ése es precisamente el principio de la conspiración: lo que quieren es que digas: "seguimos sin saber quién mató a Kennedy". Y si, si se sabe. De los 8 tiradores se sabe al menos el nombre de 5. ¿Qué mas quieren? 
Nunca van a admitir lo sucedido. Tenga en cuenta que hubo una masiva participación de instituciones norteamericanas como el Pentágono, la CIA, el FBI… y gente muy "respetable" y con mucho dinero, grandes accionistas de Wall Street…y eso el pueblo americano nunca lo podría aceptar. Creo que el pueblo americano nunca entendería una relación entre la mafia y la CIA. Admitir que las supuestas "fuerzas del bien", es decir, el Gobierno, las instituciones, el Senado, estaban entre la Mafia y la CIA es muy duro para ellos: es una realidad en la que la CIA y la Mafia hacen pagos en heroína…¡Los tiradores de Dallas cobraron en heroína! Pagarles en dinero era muy peligroso. Se les pagaba con heroína. En maletas.Y esto lo pagaba la mafia. Perdón, la CIA. Eso para un pueblo que se ufana de ser tan demócrata es muy difícil de digerir…prefieren hacer como que no se sabe nada y dejan dormir al fantasma. Al fantasma de Oswald, me refiero. Por eso mi libro no está dedicado a John Fitzgerald Kennedy, sino a Lee Harvey Oswald.


Fuente: RT.

domingo, 4 de junio de 2017

Zbigniew Brzezinski: el hombre que quiso dividir a Rusia y repartirla entre los países occidentales

Zbigniew Brzezinski: el hombre que quiso dividir a Rusia y repartirla entre los países occidentales

© REUTERS/ Jim Young

La muerte del asesor de Seguridad Nacional del expresidente de EEUU Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, uno de los politólogos más famosos y controvertidos de la historia, provocó una ola de comentarios acerca del papel que desempeñó esta persona en el mundo tal como lo conocemos.

El asesor de Seguridad Nacional del expresidente de EEUU Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, fue uno de los organizadores del caos actual, considera el periodista y político italiano Giulietto Chiesa.
Así, el periodista y político italiano Giulietto Chiesa, citado por el canal ruso Zvezda, considera que fue Zbigniew Brzezinski uno de los organizadores del caos actual.
"Yo le acusaría de ser uno de los principales organizadores del actual caos mundial. Hay que reconocer que fue un político perspicaz e inteligente pero también una persona desagradable", dijo el periodista italiano.
Además Chiesa destacó que el principal objetivo que quería lograr el famoso político era desplomar a la URSS, y después, desintegrar a Rusia para poder repartir su territorio entre otros países.
"Brzezinski declaró explícitamente que mientras Rusia siguiera siendo un país grande y fuerte habría necesidad de desmembrarla para que Europa, Japón, EEUU e incluso China pudieran repartírsela en trozos", enfatizó.
Por su parte el experto en materia militar Alexandr Zhilin declaró que Brzezinski entraría en los anales de la historia mundial como un político tramposo.
Según sus palabras, Brzezinski durante toda su vida se caracterizó por ser un político rusófobo que defendió los intereses de EEUU.
"Brzezinski tiene una cierta relación con la aparición de la eficaz arma de la Tercera Guerra Mundial: el terrorismo. (…) El Daesh y otros grupos extremistas son obra de los servicios especiales británicos y de politólogos del nivel de Brzezinski. Son armas que se podrían emplear sin ser responsable de su uso. Brzezinski ensayó estas concepciones inhumanas", dijo Zhilin, citado por Life.
De acuerdo con el politólogo Timofey Borodachev, Brzezinski fue uno de los académicos estadounidenses junto con Henry Kissinger —el exsecretario de Estado de EEUU— que lograron inscribir sus nombres en la lista de victorias en política exterior del país norteamericano.
Ambos políticos representaron enfoques completamente diferentes. Kissinger es partidario de una política realista mientras que el difunto Brzezinski abogó por una política agresiva y liberal.
"Mientras que Kissinger seguía el ejemplo de los padres de la gran estabilidad del siglo XIX y minuciosamente construía un sistema de balance de fuerzas sin perseguir el objetivo de terminar la Guerra Fría, Brzezinski quería conseguir la derrota total de Rusia", opina el politólogo Timofey Borodachev en su artículo publicado en el portal Lenta.
El experto considera que a finales de los años 70, EEUU logró involucrar a la Unión Soviética "en las montañas de Afganistán". Borodachev describe este hecho utilizando la terminología ajedrecística como "el mate" que fue declarado por Washington al país soviético.
Según el autor, precisamente Brzezinski desempeñó un papel clave en esta jugada.
"Fue uno de aquellos políticos que encabezaron la encrucijada destinada a conquistar el legado soviético y arrinconar a Rusia, la que posteriormente fue reconocida a título de hermana menor", opina el autor.
Brzezinski, de origen polaco, se desempeñó como asesor de Carter entre 1977 y 1981, y previamente fue consejero del presidente Lyndon Johnson de 1966 a 1968.
Nacido en 1928 en Polonia, emigró de este país junto con su padre, el diplomático Tadeusz Brzezinski, y se instaló inicialmente en Canadá, donde se licenció en Ciencias Económicas y Políticas por la Universidad McGill; posteriormente obtuvo el doctorado en la Universidad de Harvard.
Era conocido por sus feroces críticas a la Unión Soviética y publicó varias obras traducidas a distintos idiomas, incluido el ruso.
Uno de sus libros más famosos es 'El gran tablero mundial' en el que sostiene que Estados Unidos no debe permitir que ningún país se convierta en potencia dominante en el continente euroasiático, y que se debe contener a la URSS en Asia Central.