jueves, 16 de febrero de 2017

CNN en español va fuera del aire en Venezuela: causas y actores involucrados

"Fuera del aire. Esa basura va fuera del aire"
Conatel acordó iniciar procedimientos administrativos sancionatorios y la consecuenciales medidas cautelares contra la señal de CNN en Español en Venezuela. Al momento de realizarse esta redacción pudimos constatar que el referido canal no se encuentra disponible en las operadoras de servicios de suscripción.
fernando_del_rincon.jpg

Tal procedimiento, como reza un comunicado de la autoridad venezolana en telecomunicaciones, "obedece al contenido que viene difundiendo la citada cadena internacional de noticias de forma sistemática y reiterada en el desarrollo de su programación diaria, de la cual se desprenden de forma clara y perceptible contenidos que presuntamente constituyen agresiones directas" contra Venezuela y la dirigencia de su gobierno.

La reacción de Conatel ocurre en consecuencia de que CNN en Español emitiera, a través de su programa "Conclusiones", un bodrio llamado "Pasaportes en la Sombra", en el cual Misael López, ex consejero de la embajada de Venezuela en Irak, afirmó que en dicho ente diplomático existía una supuesta red de tráfico y venta de pasaportes venezolanos a personas vinculadas con el terrorismo.

En la mal llamada "investigación", que más bien tenía todas las características de ser un acto de propaganda, CNN aseguró que se vendieron 173 pasaportes incluyendo a miembros de la organización Hezbollah, intentando vincular eso con el vicepresidente Tareck El Aissami, basándose para ello en el origen familiar libanés del vicepresidente venezolano, sin aclarar por supuesto que la familia El Aissami es de origen druso. Dicho de otra manera, bastó su apellido para asociarlo con el islamismo.
CNN infirió además que estos pasaportes servirían para la introducción de militantes yihadistas en EEUU, para perpetrar, con patrocinio venezolano, actos de terrorismo.

Delcy Rodríguez señala vínculos de la fuente de CNN
La principal fuente empleada por CNN en su olla "Pasaportes en la sombra" es Misael López, ex consejero legal de la embajada de Venezuela en Irak entre 2013 y 2015. López, además de colaborar con CNN, explicó a esa cadena estadounidense que en España entregó supuestas pruebas de sus denuncias en su poder a agentes en Madrid del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), lo que hace parecer este caso no como una mera cuestión periodística, sino un caso de investigación penal internacional.

Delcy Rodríguez ha hecho una serie de importantes señalamientos contra Misael López. Según la Canciller venezolana, López mantiene una relación personal (de tipo sentimental) con Ana Argotti, quien es la actual abogada de Lilian Tintori. Misael López fue despedido del servicio exterior venezolano luego de intentar extraer dinero de la embajada venezolana de forma ilegal en el banco iraquí Cairo Amman Bank. Según la Canciller, "este señor se presentó con un pasaporte, usurpando la identidad del embajador de Venezuela en Irak, y pretendió sacar el dinero de la embajada".

Además es acusado de intentar abusar sexualmente de una intérprete que trabaja en la embajada venezolana en Bagdad. "Es un delincuente que trató de robar el dinero de Venezuela, es un delincuente que quiso cometer delitos sexuales de una de nuestras trabajadoras en Irak", reiteró.
Consecuencias de la olla de CNÑ
El montaje de CNN viene a engrosar una serie de ataques y señalamientos muy estridentes contra la dirigencia del gobierno venezolano. Esta campaña persistente está muy acompasada, por demás, con actores recalcitrantes antichavistas, lobbystas en EEUU ligados a Israel, al negocio armamentístico y financiero, y halcones que mantienen una agenda consistente de asedio.
Uno de ellos es Marco Rubio, quien usó la "investigación" de CNN para hacer señalamientos muy graves.
Cuatro días después del reportaje de CNN contra Venezuela, el senador Marco Rubio presentó el caso ante el Congreso de los Estados Unidos basando sus acusaciones en el contenido transmitido por CNN. "Hay nexos, de acuerdo con CNN, del actual vicepresidente Tareck El Aissami con 173 pasaportes y cédulas expedidas a individuos provenientes de Medio Oriente, incluida gente vinculada al grupo terrorista Hezbollah", señaló Rubio en una sesión del Congreso norteamericano, indicando además que podrían haber ataques terroristas en suelo estadounidense con la colaboración de Venezuela.

"Una nación que está traficando y vendiendo pasaportes y documentos de viaje a individuos vinculados con el terrorismo representa una amenaza a la seguridad de Estados Unidos. Espero que en los días por venir, con esta información, con este reporte, podamos trabajar con el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado, con el fin de tomar las medidas apropiadas para proteger a nuestra nación y al mundo", añadió el senador republicano por el estado de Florida.
"Fuera del aire. Esa basura va fuera del aire"
El expediente de CNN contra el chavismo ha sido consistente y ordenado. Han abordado temas que van desde señalamientos de "narcotraficantes" en lo más alto del gobierno venezolano y hasta han inferido que Venezuela ha colocado en su territorio armas de destrucción masiva iraníes.

Sacar a CNN de la parrilla de medios en Venezuela parecía ser una cuenta pendiente. En Venezuela CNN también ha realizado operaciones de propagandapara manipular la realidad del país e inscribirse en una agenda de desestabilización interna y esto debemos verlo en contexto.

Según una investigación realizada por Misión Verdad en 2016, la corporación dueña de CNN, Time Warner, fue uno de los principales financistas de las dos campañas presidenciales de Barack Obama con casi 2 millones de dólares. Este dato que pone en relieve cómo las políticas de injerencia de la anterior administración (el Decreto Obama, leyes de sanciones, intimidación por parte del Comando Sur, etc.) contra Venezuela tuvieron su brazo mediático en CNN.
En tal sentido, esta acción soberana tiene dolientes en las profundidades del Estado profundo gringo, en su entramado de corporaciones y grupos de poder, y en sus esquemas de intervención contra el país.
No nos referimos entonces únicamente a corresponsales y conductores de programas mentirosos (como Osmary Hernández o Fernando del Rincón), que enfilan constantemente contra Venezuela, sino a toda la estructura de poder económico global que tiene intereses políticos en lo que esta cadena televisiva transmite día a día, sobre todo tratándose del país con las mayores reservas de petróleo y una de las principales de gas, oro y minerales estratégicos del mundo, como es el caso de Venezuela. Hay que imponer en este sentido una visión de conjunto: Venezuela no está lidiando contra una corporación mediática, en realidad se trata del entramado del poder fáctico gringo.

¿Qué hacen los corresponsales y las corporaciones de la información transnacional en Venezuela? Deslegitiman toda acción del Estado por responder los embates de la guerra impuesta desde adentro e imponen la agenda bajo el criterio ordenado al periodista. Las noticias son deliberadamente descontextualizadas, y son resignificadas para construir el relato que sirva de exportación para la "intervención humanitaria" en nuestro país. Hablamos en realidad de infomercenarios, la definición profesional de la miseria comunicacional.

Fernando del Rincón en 2014, por ejemplo, dio cobertura internacional al fracasado laboratorio de guerra civil en Venezuela (denominado "La Salida"), buscando darle legitimidad a la violencia para así exponer ante el mundo al gobierno venezolano como un "violador de derechos humanos" y a los grupos violentos como "luchadores por la paz y la restittución de la democracia". Tal cual fue el cuadro narrativo que se impuso sobre Siria y que posibilitó el inicio de la guerra. Fernando del Rincón vino precisamente a hacer ese trabajo de carpintería (como otros colegas de la cadena CNN lo hicieron en Siria y Libia), y fracasó.

Ese mismo año Fernando del Rincón mostró tuits falsificados del gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, buscando incriminar al chavismo en los hechos de violencia registrados a finales de febrero en Valencia, donde lamentablemente falleció Génesis Carmona. Al final se terminó demostrando que la bala que le dio muerte salió de los grupos armados que generaban violencia, aunque Fernando del Rincón buscó incriminar al chavismo en el suceso. A continuación el desmontaje de la mentira:
Sepa las mentiras del periodista de CNN, Fernando del Rincón, sobre Venezuela
Video presentado por el programa Cayendo y Corriendo que transmite Venezolana de Televisión (VTV), donde se evidencian las mentiras del periodista de CNN, Fernando del Rincón, sobre Venezuela.
En agosto de 2015 su corresponsal en Venezuela (Osmary Hernández) reportó supuestos saqueos y disturbios por alimentos en el estado Carabobo, intentando influir en la opinión pública un clima de crispación, zozobra e inestabilidad social. Días después, Fernando del Rincón afirmó que había sido un "error" ese reportaje y que realmente los saqueos nunca sucedieron. CNN mintió otra vez, tratando de exponer a Venezuela en una situación excepcional que sí o sí requiere una acción de fuerza (tanto en lo diplomático, como en lo financiero y en lo militar) por parte de Estados Unidos. Hacen propaganda para estimular las condiciones de una intervención (que no siempre es militar) y de conflicto interno.
Aunque podamos inscribir la salida del aire de CNN como una medida en el estricto orden comunicacional, tiene el atributo de ser además una medida de salud pública. De salud mental como problema público en Venezuela. Alentados por la propaganda de CNN, un grupo específico de la población es constantemente bombardeado y hasta ha sido arrastrada luego al desbordamiento y a la guarimba, al enfrentamiento interno, segados por una irritante y consistente campaña. Hoy leen que Tareck El Aissami es terrorista islámico, al día siguiente que es narcotraficante, y así. Algo había que hacer al respecto, al menos para proteger al pueblo venezolano de este foco persistente de asedio. Es una lástima el destino de la población en otros países latinoamericanos que parecen confinados a consumir semejante basura.